diciembre 13, 1987

México PAN

Dedicada por Maquío a los habitantes del XII distrito del Estado de México (Atizapán de Zaragoza)

diciembre 12, 1987

Programa Partidos Políticos PAN

Programa del Partido Acción Nacional en la serie Partidos Políticos de la Secretaría de Gobernación
(No tengo la fecha, pero debe ser de finales del 87 o principios del 88)

Civilización y Libertad


Entrevista ciudadana realizada por Civilización y Libertad, AC

¿Quién es Maquío?

Folleto promocional realizado por Paco Calderón, originalmente para la campaña de Maquío para gobernador de Sinaloa y, posteriormente, adaptado para la campaña presidencial







diciembre 11, 1987

Movimiento cívico nacional para la restauración de la soberanía del pueblo

Llamado a la nación del Ing. Manuel J. Clouthier, candidato presidencial del Partido Acción Nacional al iniciar su campaña política en Dolores Hidalgo, Gto., el 11 de diciembre de 1987.

Mexicanos:

Hace 177 años, aquí en Dolores, Don Miguel Hidalgo y Costilla inició la lucha que le dio a la nación mexicana la libertad, la independencia y la soberanía.

En este mismo sitio el Padre de la Patria exhortó al pueblo a tomar en sus manos su destino, a sacudirse el dominio político, social y económico de la colonia y a darse un nuevo orden de libertad y justicia. La convocatoria que en este lugar hizo el Cura Hidalgo fue secundada por el pueblo, porque la nación mexicana hacía tiempo que estaba madura para su emancipación. Lo primero que Don Miguel Hidalgo hizo al iniciar la liberación nacional fue abrir la prisión, posteriormente proclamó la abolición de la esclavitud y la aniquilación de los estancos y monopolios así como la derogación de los excesivos tributos que la corona española había impuesto al pueblo.

Hoy estamos aquí para darle un nuevo impulso a la independencia nacional. La lucha de ayer fue para liberarnos del coloniaje externo, ahora, de cara al futuro, iniciaremos una batalla para romper el avasallamiento interno que nos han impuesto los regímenes del priato.

Llegamos a Dolores Hidalgo, a esta Cuna de la Independencia, a iniciar una nueva batalla en favor de la nación mexicana. Una nueva lucha para restaurar la soberanía del pueblo y para reivindicar los derechos que a la sociedad le han sido sustraídos y arrebatados por un sistema político antidemocrático e injusto.

No se trata de un acto simbólico. Es el comienzo real de un nuevo movimiento cívico nacional para liberar a la nación de la colonización presidencialista y el paternalismo practicado por el grupo que monopoliza a espaldas del pueblo el poder político en México desde hace más de medio siglo.

Por eso desde el mismo lugar donde se inició la independencia hago un llamado a todos los ciudadanos de México a enrolarse a participar con entusiasmo y pasión en la construcción de una nueva patria ordenada y generosa.

Esta nueva lucha política será pacífica y civilizada, porque nuestra campaña es constructiva y no de desorden o violencia. Por eso será profundamente estabilizadora. Entendiendo la estabilidad política como el orden social en la justicia, la libertad y la democracia.

Será una nueva gesta heroica de toda la sociedad, porque no se trata de repetir la negra historia de los caudillos mesiánicos, que primero suplantan los deberes y las responsabilidades que cada uno de los ciudadanos y las organizaciones sociales intermedias tienen en la solución de sus propios problemas y luego les secuestran los derechos y las libertades más fundamentales. Todo lo contrario, la campaña que hoy iniciamos tiene como principio inspirador toral: Que cada mexicano asuma a plenitud el papel que le corresponde en el cambio político que proponemos, con todos sus costos, sus deberes y sus derechos.

Esta movilización ciudadana tiene por objetivo fundamental enderezar al país. Poner a la sociedad civil en el lugar que naturalmente le corresponde y expulsar al gobierno de las áreas que ilegítimamente ha invadido en la política, en la educación y en la economía. Como candidato a la Presidencia de la República por el PAN convoco a todos los mexicanos de buena voluntad a sumarse a esta campaña del cambio democrático y solidario para México.

En nuestra Convención Nacional celebrada el pasado mes de noviembre los miembros de Acción Nacional estudiamos, discutimos y aprobamos una plataforma política que contiene la pauta del cambio político que ofrecemos al pueblo de México. Es un documentos que contiene soluciones reales y viables a los problemas que lastiman a todos los mexicanos. Es un programa de gobierno que habrá de hacerse realidad gracias al éxito del movimiento cívico que hoy iniciamos. Tenemos pues programa, soluciones y proposiciones viables y no sólo hacemos críticas.

Por supuesto que seguiremos señalando con toda crudeza y dureza los errores del gobierno, porque éste es el culpable de la ruina nacional, pero al lado de ellas estará siempre nuestra propuesta de cambio.

El cambio que proponemos se sintetiza en diez grandes líneas:

1.- Poner límites al poder, a través del sufragio efectivo, el respeto a los derechos humanos, hacer realidad el federalismo, el municipio libre, la división de poderes, reorganizar la administración pública, democratizar el Distrito Federal y dar amplio margen a las libertades políticas.

2.- Adaptar de una vez por todas las relaciones Iglesia-Estado a las condiciones reales de la sociedad mexicana, sobre la base del respeto a los derechos humanos y la libertad de conciencia. Queremos vivir en el siglo XXI y no encadenados al siglo XIX.

3.- Reconstruiremos la economía, bajo el principio de subsidiariedad, tanta sociedad como sea posible y sólo tanto gobierno como sea necesario, rediseñaremos el papel del Estado en el que hacer económico. Renegociaremos con criterio de equidad y justicia la deuda externa y la deuda interna, haremos menos gravosa la carga fiscal que actualmente pesa sobre el pueblo. Acabaremos con la inflación y la carestía, ésta tiene origen político y portante sólo podrá combatirse eficazmente el aumento de precios, si cambiamos el actual sistema político que abusa de la política económica para fines de sostener en el poder al mismo grupo que empobrece al pueblo.

4.- Haremos realidad el principio de Tierra y Libertad, dando la propiedad de las parcelas a los ejidatarios y que los campesinos decidan por sí mismo, sin imposiciones, el régimen de tenencia de la tierra que quieran para sus bienes. Protegeremos decididamente la pequeña propiedad, y a través de una política agropecuaria moderna propiciaremos que los productores agricultores eleven su nivel de vida.

5.- Haremos una política de desarrollo socio-económico armónico en la que la industria, el comercio y el turismo tengan como finalidad no sólo el crecimiento económico y el aumento del producto interno bruto, sino la distribución del ingreso y sobre todo que los mexicanos eleven su bienestar.

6.- Combatiremos severamente la degradación del medio ambiente y la contaminación.

7.- El sistema educativo cambiará. Derecho preferente de ios padres de familia a elegir la educación de sus hijos y función subsidiaria del gobierno. Restauraremos la libertad de enseñanza, haremos llegar la educación a todos los mexicanos, dignificaremos la noble tarea de los maestros, y seguiremos impulsando los libros de texto gratuito, pero no serán ni únicos ni obligatorios y en la elaboración de los planes de estudio participarán los padres de familia, los maestros y los técnicos.

8.- Desarrollaremos una política de procuración de justicia efectiva, y restauraremos la seguridad pública, combatiremos la delincuencia, el alcoholismo y la drogadicción y sobre todo daremos atención especial al fortalecimiento de las familias mexicanas.

9.- En el cambio que proponemos buscaremos que la democracia no sólo se viva en sus aspectos formales y procesales, sino que se haga realidad y se viva en las relaciones obrero-patronales, en la creación de empleos, en la seguridad social, la salud pública, en el respeto a las comunidades indígenas, en la protección a los ancianos, los niños y la juventud. Pondremos atención especial a que con base en la subsidiariedad y la libertad se garantice una alimentación suficiente a la población. Revisaremos por tanto el papel que está desempeñando la CONASUPO y todas sus agencias, para ponerlas efectivamente al servicio de la población y no para el provecho de los burócratas que la manejan.

10.- Nuestra política exterior será congruente no sólo con los principios fundamentales de la Soberanía Nacional y la convivencia pacífica de todos los pueblos, sino con nuestra democracia interna. No seremos candil de la calle y obscuridad de nuestra casa. Sabemos que el mundo moderno es interdependiente y nuestra política exterior debe producir un efecto positivo al pueblo de México, consecuentemente desataremos nuestra política exterior de mitos ideologizantes y radicalismos ajenos al auténtico sentir de la población. Cultivaremos amistad, cooperación y buen entendimiento con todos los pueblos de la tierra, pero serán prioritarias nuestras relaciones con los vecinos más cercanos y con nuestros hermanos latinoamericanos. En Centroamérica apoyaremos la paz, la democracia, la libertad y la no intervención.

Sostengo firmemente que es posible tener una patria como un hogar amplio y acogedor, en la que todos nos sintamos seguros, protegidos, estimados y respetados, en la que cada mexicano encuentre los elementos y las condiciones adecuadas para su propio desarrollo y perfeccionamiento.

Afirmo que podemos darnos un sistema político en el que los gobernantes no reciban culto público personal, ni formen una clase social privilegiada. ¡Si podemos hacerde México una auténtica República democrática representativa y federal!

Entre todos podemos hacer que la democracia, la justicia y la libertad, sean una realidad en nuestra patria y no sólo palabras huecas en los discursos.

Unámonos para restablecer !a confianza en nosotros mismo, para que ia incertidumbre, el miedo y los rumores no nos asalten continuamente. Si podemos acabar con la carestía, impidiendo que continúen en el poder los aprendices de brujo del priato, que primero crean la inflación y luego se asustan de sus consecuencias y no saben cómo pararla.

Porque sé que todo esto puede ser realidad si los mexicanos nos solidarizamos y damos esta nueva batalla por México, hago un llamado urgente a todos los compatriotas a tomar su lugar y a escoger su trinchera.

Sé que podemos liberar a México del desastre en que lo han hundido los malos gobiernos. Como pudimos liberar a José Domingo Caamal Bee de la injusta prisión en la que estuvo por defender el voto.

A los apáticos les solicito un momento de reflexión profunda, para que recurran a la nobleza natural que todo ser humano tiene en su corazón y se apresten a participar en la lucha.

A los que han perdido la esperanza y la ilusión en un México nuevo, los invito a mirar de frente a sus hijos y seres queridos, y del amor filial extraigan fuerzas para luchar al lado de quienes aún creemos que podemos componer la grave situación en la que se encuentra el país.

A los abstencionistas, que por frustración o incredulidad huyen del proceso electoral, los exhorto apensar, que con su actitud de evasión política lo único que logran es que las cosas empeoren en el país y luego van a deprimirse más.

A todos los mexicanos les pido un voto permanente y activo por el cambio. Voto permanente, porque no basta acudir a las casillas el día de la elección, será necesario votar antes y después de la fecha señalada para sufragar en las urnas, convenciendo a otros de la necesidad y la posibilidad real del cambio y defendiendo el voto. Y voto activo porque es preciso trabajar intensamente desde el día de hoy hasta el miércoles 6 de julio, en formar un contingente de ciudadanos suficientemente numeroso y fuerte para derrotar a la imposición y hacer válida y actuante la soberanía popular.

Llamo a todos los patriotas a entregar por la salvación de México algo muy concreto:

Les pido 210 días de trabajo arduo, apasionado, entusiasta en una intensa tarea de organización ciudadana para iniciar el cambio el día de las elecciones; para que no se quede ni una casilla sin vigilancia y para defender el triunfo con éxito.

Porque sé que la situación ya está madura para el cambio, no tengo la menor duda que triunfaremos. Adelante, llegó la hora decisiva.

¡Por México, con Acción Nacional, a la victoria!.