junio 29, 1988

Clouthier: "El PRI es Al Capone"

Antonio Cano
El País
Junio 29, 1988

El candidato mexicano del Partido de Acción Nacional desconfía de Salinas y afirma que "Alí Baba no puede reformar a los 40 ladrones"

El mitin en su feudo de Chihuahua ha resultado un éxito. Ha hablado del papel de la mujer en las elecciones presidenciales del próximo 6 de julio y ha retado al candidato oficial, Carlos Salinas, a un duelo verbal en el Zócalo de la ciudad de México. Unos minutos después, en la habitación del hotel, el candidato del Partido de Acción Nacional (PAN), Manuel Clouthier, se pone los pantalones y apura el último trago de su tequila antes de empezar la entrevista. "Vamos, dispare". La conversación puede comenzar.

Divertido, explosivo, provocador, Manuel Clouthier no puede compararse al Quijote porque le sobran muchos kilos, pero tampoco tiene nada de Sancho. Dotado de muchos de los rasgos propios de una cierta épica mexicana, el candidato del PAN es un personaje más popular de lo que lo haya sido antes cualquier dirigente de ese partido, pero esa enorme personalidad es al mismo tiempo su gran virtud y su gran defecto. Para algunos, Clouthier va a ganar los votos de sectores que nunca se acercaron al PAN; para otros, va a perder muchos de los electores que se asustan de la dialéctica feroz de este ingeniero agrónomo de 54 años, padre de 10 hijos, propietario agrícola y sinaloense de nacimiento, la tierra de las más bellas mujeres y de los hombres más hombres. Las encuestas lo sitúan luchando por el segundo lugar con el Frente Democrático Nacional (FDN.), pero él tiene la convicción de la victoria y anuncia, en caso de fraude, una convocatoria "a la resistencia cívica pacífica".

Pregunta. ¿Eso supone riesgo de violencia poselectoral?

Respuesta. Por parte de nosotros, no. Nosotros sabemos que en la violencia la tenemos perdida, y, además, creo que la tiene perdida todo México.

P. ¿Cree que debe ser el Ejército el que garantice la limpieza electoral?

R. El Ejército debe respetar la Constitución, y la Constitución dice que el Ejército está para salvaguardar el sufragio libre.

P. ¿Tiene, por tanto, que actuar para evitar el fraude?

R. Naturalmente. Ésa es una de sus obligaciones dentro de la Constitución.

P. ¿Y cree usted que lo va a hacer?

R. El Ejército es pueblo, y el pueblo mexicano está harto de que haya una camarilla mangoneando y desordenando la convivencia cívica en México. Y a esa camarilla la tiene que poner en su lugar el pueblo.

Corrupción, fraude

Eso es lo que para Clouthier es el Partido Revolucionario Institucional (PRI): "Corrupción, fraude, nomenklatura, con k, oligarquía en el poder". "Eso no es el centro, eso es Al Capone", ratifica. Cree que el PRI ha impuesto "un sistema donde venden la economía nacional a los gringos y la política a los rusos". No quiere conceder el beneficio de la duda a las promesas reformistas de Salinas. "Óigame, cuando me ha copiado todo lo que he dicho, cuando ha copiado, junto a Miguel de la Madrid, la Constitución política cubana, cómo se puede hablar de creer. Ni siquiera su mujer cree. Alí Babá no puede reformar a los 40 ladrones".

Del otro rival, el movimiento de Cuauhtémoc Cárdenas, opina que "es una enorme confusión". "Yo no sé si eso es el neopriísmo, una política marxista, trotskista oportunista. Yo no sé lo que es".

"Nosotros somos el único partido con origen democrático de toda la contienda electoral [lo repite dos veces]. Salinas es producto de un dedazo y Cuauhtémoc es producto de componendas. Yo tengo mil defectos, o un millón, pero tengo una virtud: mi origen es democrático, a mí me eligieron en una asamblea, y bien grandota, y bonita". No acepta que su partido se pueda calificar de derechas. "El PAN es un partido solidarista que pregona la copropiedad de las empresas. Es un partido que no quiere la lucha de clases, pero sí quiere la lucha contra la miseria, contra la injusticia. No es un partido que esté dispuesto a sacrificar al individuo en favor de la sociedad, como hace la izquierda, pero tampoco está dispuesto a sacrificar la sociedad en favor del individuo. Somos un partido de gente patriota y rabiosamente democrática que creemos en la dignidad del ser humano'.

Clouthier considera que el fraude en las próximas elecciones "ya está hecho". "Fraude es utilizar el dinero del erario público, fraude es utilizar al Ejército para darle logística a la candidatura oficial, fraude es que el presidente ande haciendo política en favor de un candidato, fraude es que el Gobierno de cada Estado esté vendido para allá".

Una segunda revolución

Para sostener la necesidad de participar en las elecciones, Manuel Clouthier utiliza un texto histórico: "... y el pueblo, con estoicismo, concurrió a las casillas a recibir todo tipo de vejaciones. 4 de octubre de 1910, Plan de San Luis, Francisco Madero. Se inicia la revolución mexicana".

P. ¿Es ésta, entonces, una segunda revolución mexicana?

R. No más que ésta no va a ser violenta. Le puedo decir que así como Porfirio Díaz celebró el centenario de la independencia de México con bombo y platillo, convencido de que no iba a caer, y se cayó 10 días después, yo estoy seguro de que éstos, que están igual de seguros, también se van a caer.

P. ¿Usted es más revolucionario que los del PRI?

R. Pero diez mil veces más, y que Cuauhtémoc, y que Salinas de Gortari. Yo pienso que vivir es un riesgo, y me la estoy jugando precisamente porque no tengo miedo a cambiar.

Carlos Salinas, el candidato del PRI, se refirió a él recientemente como "el bárbaro del Norte", y desde otros labios priístas han salido también acusaciones graves contra Clouthier.

P. ¿No le asusta eso?

R. Cómo me va a asustar si somos de diferente peso.

Se escapa al final de la conversación de una pregunta sobre sus creencias religiosas, pero comenta por último: "Hoy por la mañana comulgué, si es eso lo que quiere saber".

junio 23, 1988

Maquío con Guillermo Ochoa