octubre 08, 1989

Despedida no les doy

Paco Calderón
Calderón en El Norte
Octubre 8, 1989

Homenaje póstumo al Ing. Manuel J. Clouthier

Luis H. Álvarez
Cine Latino
Octubre 8, 1989

Cuando un hombre vale; cuando un hombre hace de su vida una obra de entrega plena;  cuando un hombre convierte su tiempo en tiempo para los demás, en tiempo para su patria y en tiempo para el tiempo de todos los hombres, ese hombre derrota a la muerte. La derrota,  porque su ausencia se vuelve presencia permanente, inspiración constante, modelo a seguir. La derrota porque el deseo de imitarlo llega ser mayor que el dolor de perderlo. La derrota porque deja huella tan profunda que en ella caben muchos pasos. La derrota porque imprime sobre la tierra una sombra tan grande que, dentro de ella, se puede caminar aprisa y por mucho tiempo, sin importar el vigor del sol. La derrota porque deja una luz tan intensa que, con ella,  se puede marchar hasta cuando la noche es más oscura.

Por eso hoy, reunidos para rendir homenaje a quien fuera nuestro candidato presidencial apenas el año pasado, quiero comenzar diciendo: Manuel Clouthier del Rincón ha derrotado a la muerte.

No podría, en el breve lapso de un discurso, evaluar con justicia la vida entera de Manuel. Además, ese juicio total no corresponde a hombre alguno, es potestad de Dios. Pero sí puedo, como compañero de militancia política, como amigo, como presidente nacional del Partido que Manuel escogió para vivir sin mediocridad su compromiso político, con una abnegación y una generosidad ejemplares, hablar de la herencia que nos deja.

Manuel solicitó y obtuvo su ingreso al Partido en 1984. De inmediato, asumió sus responsabilidades partidistas. Menos de dos meses después de su ingreso ya estaba en su primer acto público. Fue en Mérida, muy lejos de sus natal Sinaloa, y allí nos cruzamos por primera vez, en noviembre, durante la campaña municipal por la capital de Yucatán. Dos años después encabezaba la lucha electoral de sus coterráneos por la gubernatura de Sinaloa. Su campaña fue enérgica, decidida, total, y su triunfo claro. Tan claro como inocultable fue el despojo de que fue víctima. Anta aquel aparente fracaso, su respuesta fue la que hubiera dado Gómez Morín: "Apenas estoy empezando a luchar". Un año después, la Convención Nacional del Partido lo eligió en forma inusitadamente entusiasta como candidato de Acción Nacional a la Presidencia de la República.

Vino entonces el crecimiento personal y político del hombre, y los días de su mayor aportación a México y al partido. Virtualmente se sumergió en la doctrina de Acción Nacional y se convirtió en su generoso, eficiente y decidido apóstol. Fué, antes de ser panista y todos los días que lo fue, un demócrata convencido, tanto como padre y esposo, que como empresario y político. Si de él se puede decir algo con certeza, es que fue ciudadano. Lo fue en los grupos cristianos a los que perteneció, en las empresas que fundó e hizo prósperas fuentes de trabajo, en las asociaciones que encabezó, en el Partido que le dió sustento doctrinal y base popular, historia política y cultura humanista.

Su vitalidad incontenible, su prisa por lograr un cambio de estructuras, su estilo, imprimieron en la campaña un vigor inusitado. Su disciplina como militante, como candidato y como coordinador del gabinete alternativo –que fue la idea suya– fueron ejemplares. Con inusual decisión emprendió las más variadas acciones de resistencia civil, de protesta, de recaudación de fondos, de denuncia, de proselitismo, de apoyo a campañas, de búsqueda de candidatos, de diálogo, de amistad, de reconciliación. Pero, además, suscitó confianza, entusiasmo, convicción, esperanza, admiración y respeto. Lo hemos comprobado estos días: su muerte ha propiciado una gigantesca ola de solidaridad nacional para quien, con la mirada puesta en el futuro, supo crear puente entre los mexicanos más distintos. Gracias a él, Acción Nacional ha podido convertir en frutos visiblemente jugosos para México la semilla que sembraron, cuidaron y regaron los fundadores del partido y los miles de panistas que en cincuenta años han luchado por la dignidad de la persona, por el bien común, por la justicia social, por la solidaridad, por la subsidiaridad, por la libertad y por la democracia.

Hombre valiente, arrostró las adversidades derivadas de su compromiso y de la miopía y la perversión ajenas con alegría, magnanimidad y buen humor. Era un caminante que no se detenía. Avanzó en lo personal, en lo familiar, en lo empresarial, en lo social y el lo político miranod a la cara, diciendo la verdad, luchando por saber más, entender mejor, unir, dialogar y jugándose los bienes materiales y la vida misma por amor a México. Dijo siempre "Presente" cuando se le llamó. Y, como se ha escrito en estos días, nunca lloró por las naves que decidió quemar. Y tampoco abrigó rencores. Ni actuó por resentimiento, que es el rostro deformado de la justicia. Buscó la justicia sin que le deformara el rostro. Ni siquiera la muerte le tocó la cara.

Dinamizó excepcionalmente al Partido. Hizo llegar el pensamiento de Acción Nacional y la voluntad democrática del partido hasta a ámbitos muy lejanos y muy distintos. Abrió puertas y ventanas, estrechó la mano e intercambió razones hasta con sus más obvios adversarios. Es precursor del México en que imperará, si sabemos seguir su ejemplo, el díalogo y el respeto por las diferencias, del México en que las leyes serán equitativas para todos, del México en que la política será obra del pueblo, y no de una cerrada minoría.

Deja Manuel una herencia de lucha vigorosa por la democracia. Lucha que no excluye el diálogo, pero que no renuncia a la movilización. Lucha que es entre personas que se respetan. Lucha de libertades que tiene que desarrollarse en el marco de una legislación justa. Por eso estuvo hace unos días en su último plantón frente a la Cámara de Diputados para reclamar que esa nueva ley no naufragara en el mar de la cerrazón y la ceguera.

Rindo, pues, homenaje al amigo, al panista, al ciudadano. Y rindo sobre todo homenaje al hombre bueno. Porque las razones morales, las razones buenas, son buenas razones. Y, en este sentido, repito lo que decíamos en la campaña: "Maquío tiene razón".

Tiene razón, porque el hombre que asume su responsabilidad y cumple su deber político, es fiel a sí mismo, fiel a su familia, fiel a su comunidad, fiel a su patria y fiel a la humanidad entera. Tiene razón, porque en hombre que asume esa responsabilidad se incorpora a un esfuerzo y realiza un obra de tranformación personal y social benéfica y trascendente. Tiene razón, porque al actuar en el conjunto de la patria, hace de ésta una verdadera casa para todos sus hijos. Tiene razón, porque trazar puentes de comprensión y diálogo, corriendo todos los riesgos sin perder la fe, llena de fe hasta la atmósfera que respiramos todos.

Manuel nos dejó todo eso, no para que lo admiráramos a él, simo para que compartiéramos con él esta capacidad de derrotar a la muerte, de generar vida, de elevar la mirada, de dar la mano, de cumplir con la propia conciencia y de no perder tiempo en lo inútil y lo insubstancial.

Recogemos su ejemplo. Nos ponemos sobre sus huellas, que son las de un hombre de Acción Nacional. Y seguiremos caminando, para que, como él, cuando llegue el momento de rendir cuentas, podamos decir: he combatido el buen combate y ahora recibo el premio reservado a los que lucharon su vida entera. A esos, que según el poeta, son los únicos imprescindibles. Como Maquío. Como Manuel Clouthier del Rincón.


octubre 03, 1989

¡Lástima que calló tan pronto!

Rosario Ibarra
El Universal
Octubre 3, 1989

..."No hay realidad, no hay duración verdadera, sino entre la cuna y la tumba... Me llaman maestro por razón de no sé qué prestigio de mi palabra y de mis pensamientos, pero soy un niño desamparado ante la muerte..."

María Lenéru: LOS EMANCIPADOS. Acto tercero, escena IV.
(Citado por Mauricio Maeterlinck en su libro LA MUERTE.

DORMITABA recostada en el sofá, con la sala en penumbra para ahuyentar un dolor de cabeza. La tarde del domingo transcurría silenciosa y tranquila. Apenas si de cuando en cuando el bufido de un camión urbano la perturbaba. De pronto escuché el repiqueteo del teléfono, ruido raro en el único día que tomo para el descanso. Mi gente no era quien llamaba –pensé– pues mi familia en Monterrey habló en la mañana y mis compañeras del DF respetan mi reposo y aprovechan su día libre también. Alguna mala noticia, me dije angustiada.... Y así fue. Un periodista preguntaba mi opinión sobre la muerte del ingeniero Clouthier. De pornto, todavía atosigada por la jaqueca y la modorra, no comperndía del todo. Él insistía: "Sí, murió esta mañana en un accidente automovilístico entre Culiacán y Mazatlán".

Y qué había que decir ¡caray! pues que era doloroso, que me molestaba su muerte, que me daba tristeza.

¡Cuánta verdad hay en el refrán aquel! "No hay noticias, buenas noticias".

En cambio las malas corren, vuelan, atraviezan campos y ciudades con la velocidad del rayo y llegan a causar más daño que éste. Las llamadas seguían una tras otra, la mala noticia seguía su camino y todos hablaban, contaban, opinaban, en fin...

Tarde ya, la calma volvió y yo volví al sofá son un martilleo en las sienes y una punzada enla memoria. Me costaba trabajo imaginar al ingeniero Clouthier en la quietud y en la inmovilidad de la muerte. Su vigor y su corpulencia, su vitalidad y su inquietud, parecián un coraza para la parca, pero allí estaba, "desamparado ante la muerte".

En aquella carretera que tantas veces recorrí para ver a mis compañeras, las madres de los desaparecidos de Sinaloa, la muerte acechó su paso y se montó en el fatídico camión para encontrarlo. ¡Canija muerte movediza y veleidosa que lo mismo se lleva al viejo que al joven, al pobre que al rico, a la mujer que al hombre! Se le ha visto desleirse en las olas de las playas y en la calma de los estanques para atacar a los que ha elegido. Se posa al sol en las astas de un toro y se lleva una vida envuelta en sedas y lentejuelas; se hace chiquitita y se mete en los microbios y en la espora añeja y letal; vive amenazante en las manos de los torturadores y ronda las cabezas de los poderosos para inducirlos a ser socios; su guadaña siniestra siega al ras de los campos revolucionarios y su figura desgalichada se torna airosa entre la llamas enormes de los incendios que se llevan vidas a granel.

En medio de estos pensamientos la figura risueña y bondadosa de Clouthier se asomaba empecinada.. Recordé entonces, como en una película (como sucede siempre que alguien a quien conocemos se va por el camino que no tiene retorno). los momentos en los que coincidimos en este espacio que nos toca entre la cuna y la tumba. La primera vez que lo vi fue en Culiacán, en el aeropuerto, hace ya más de una década. Llegó cargando su maleta y un saco de repuesto. Nos subimos en el mismo avión y hasta mi asiento –algo lejano– llegaba su risa fuerte y franca. Él no me conocía. Yo sí sabía quién era: el empresario, el hombre de negocios a quien la fortuna sonrie y me llamó la atención su sencillez al compararlo con oros igualmente favorecidos, que miran a los demás como desde una atalaya, ensorbecidos y fatuos. Después, la lucha nos acercó. Doña Chuyita, una de las madres de Sinaloa, deciá que el ingeniero había hablado con ellas varias veces par expresarles su solidaridad. –"Si llego a ser gobernador –les dijo– sacaré a sus muchachos de donde los tengan". Conociéndolo, no dudo ni tantito que lo hubiera hecho.

Más tarde, candidatos ambos a la Presidencia de la República, nos reunimos aquella noche memorable del 6 de julio, junto al también ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas para ir a Gobernación a exigir cuentas claras. Sentado frente a mí, a un costado del secretario, recuerdo su mirada fija y la insistencia de su reclamo lleno de justicia, que parecía molestar al funcionario.

Hablé con él muchas veces, lo visité en su campamento junto al Ángel y él pagó la visita cuando estábamos las "Doñas" en la Secretaría de Gobernación apostadas en huelga de hambre exigiendo la libertad de nuestros hijos.

En una ocasión nos encontramos en un acto y allí me presentó a su esposa y a varios de sus muchos hijos. Desde este espacio, a nombre de EUREKA, envió nuestra solidaridad a toda la familia en estos momentos de pena por el bien perdido. Puedo asegurarles que siempre respeté al ingeniero porque defendía sus posiciones con convicción y con lealtad; porque lo sentí sincero y honrado y bienintencionado y, sobre todo, porque –como muchos miles de mexicanos– luchaba por la democracia.

Todo lo anterior lo dije muchas veces en vida de don Manuel. Nunca he sido como algunos panegiristas que esperan a que la persona muera para deshacerse en alabanzas. Admiré la tenacidad de Clouthier, su convencimiento por su causa y su manera de plantear las cosas: llana, directa, sin circunloquios y sin elipses.

Desde los lugares que nos tocaron por nuestras diferencias, podiamos sentir una corriente de respeto entre ambos.

Coincidimos en la lucha contra la desaparición y el fraude electoral, contra la represión y en la defensa de la dignidad.

Su voz sonaba clara y fuerte: ¡Lástima que calló tan pronto!

1989: ¡Año de la libertad de todos los desaparecidos políticos!

Manuel Clouthier

Enrique Krauze
3 de octubre, 1989

Creía en el martirio, por eso es tan dolorosa su absurda muerte. Recuerdo su entusiasmo por el proceso de democratización en Filipinas y su mención explícita al sacrificio de Benigno Aquino.

No tengo duda que de sobre todos los mexicanos del siglo XX admiraba a Madero, aquel otro empresario agrícola creyente en la fuerza histórica del martirio, cuyo sacrificio, sin embargo, no abriría el paso a la democracia mexicana.

Como su remoto modelo, Manuel J. Clouthier arriesgó bienes, amigos, seguridad familiar y, varas veces, la vida.

En momentos decisivos del proceso electoral de 1988, después de haber sido un protagonista central en la gran batalla cívica que escenificó la oposición mexicana, Clouthier consideró seriamente alternativas de resistencia cívica que podían conducirlo a una muerte fundadora.

El hombre apacible sobre el camastro en una tienda de campaña al lado del Ángel de la Independencia no bromeaba con su huelga de hambre.

"¿Deveras te quieres morir, Manuel? ¿Deveras crees que eres más útil al país como símbolo que como líder?"

"Fíjate que sí. Este es el momento de arrancarle al gobierno la promesa pública de una definitiva reforma electoral. Tardaríamos mucho en recuperar el impulso. Ahora o nunca hay que echar el resto. Hay muertes creativas, y yo no me rajo."

Mil consideraciones de toda índole debieron pesar en el ánimo del presidente Salinas de Gortari para comprometerse a la auténtica reforma electoral que la ciudadanía aún espera. Estoy seguro que una de esas consideraciones fue la determinación moral de Manuel Clouthier: no se rajaba.

Antes lo había visto en dos breves ocasiones: una comida y una charla de oficina. Aquel hombrón no era el temible tackle del Tecnológico de Monterrey que yo había imaginado, sino una persona suave, casi dulce, un soñador, un sentimental, un quijote o, mejor, un Santa Claus de la política democrática.

Me encantó desde el principio la facilidad con que introducía en cualquier frase la palabrota perfecta: contra todas la predicciones –me dijo– su campaña esquivaría el populismo fácil o la incitación a la violencia. Su propósito sería despertar el coraje cívico del mexicano apelando al corazón de la gente.

"Yo sé hablarle a la gente, porque la conozco, porque la he tratado desde siempre, porque la respeto. ¿Sabes qué le digo a los campesinos? Ustedes quieren a la tierra como quieren a su mujer: ¿Y qué se hace con la mujer para que florezca? Se le cuida, se le acaricia, se le fecunda, se le ama. Por eso ustedes quieren que la tierra sea suya de verdad y no prestada. Para quererla... Si vieras cómo responden. Saben que es verdad."

Supe entonces que era el candidato que el PAN necesitaba para dar un jalón de arrojo a una historia de excesiva prudencia y discreción. Nunca imaginé la que armaría junto con los otros dos ingenieros: Cárdenas y Castillo.

En un medio político acostumbrado a la manipulación y a la mentira, dio una lección de sencillez, espontaneidad y hombría. En la futura historia de la democracia mexicana aparecerá sonriendo, echado p'adelante y sin rajarse. Así hay que recordarlo.

Miguel Palacios Macedo ha dicho que el mejor Vasconcelos, el Vasconcelos del 29, actuaba más por "pálpito que por cálculo". Clouthier hizo lo mismo. con pálpito logro resultados prácticos más firmes que los de aquel Madero culto. No es casual: tenía el corazón más grande que su cuerpo.

Pérdida democrática irreparable

Heberto Castillo
El Universal

Me había comprometido a describir en artículos sucesivos, la entrega que a la iniciativa privada nacional y extranjera hace de Pemex el gobierno de Salinas. Este debiera ser el tercero de una serie de cuatro o cinco. Pero el hombre propone y Dios dispone, como me han dicho mis coterráneos veracruzanos cuando juntos a veces soñamos en voz alta en desterrar el caciquismo, la violencia asesina y en impedir que Laguna Verde contamine de radioactividad nuestro ambiente.

También se dice lo mismo cuando muere algún amigo, para recordar cuán pequeña es la posibilidad de que sigamos existiendo si se toma en cuenta que hay miles de enfermedades que nos amenazan y que podemos perder la vida en uno de tantos y tantos accidentes fatales que ocurren en la sociedad moderna.

El hombre propone y Dios dispone. El domingo 1o. de octubre por la mañana, algunos reporteros de la prensa nacional me llamaron para conocer mi reacción por la muerte accidental de Manuel J. Clouthier. Sufrí lo de siempre en estos casos: estupor. No se acostumbra uno a entender que tan natural como nacer es morir. La muerte duele, desconcierta, angustia, lastima.

Por qué, pregunta alguno, le duele si fueron contendientes en la lucha por la presidencia en 1988. Pero más que eso, militaron siempre en bando políticos, ideológicos, económicos opuestos. ¿Le duele que muera un adversario?

Sí, respondo. Y mucho. Ni siquiera en la guerra de una nación contra otra sentiría placer por la muerte de un adversario. No me cabe en la mente. Yo diría que no me cabe en el corazón, ni me cabrá jamás, sentir satisfacción por la muerte de un ser humano.


Pero los adversarios políticos como Clouthier, como algunos de los militantes y dirigentes del PAN, no sólo los estimo sino que los considero indispensables en la lucha por la democracia en México. Sé que quienes luchamos porque ella rija entendemos lo necesario que es la existencia de luchadores políticos como Manuel, Maquío como le decían y le seguirán diciendo sus seguidores. Me duele su muerte, pero me consuela que él deja una legión de luchadores, de adversarios políticos nuestros, en el PAN. Sé que ellos levantarán las banderas que por todo el país, en múltiples y diversos foros, esgrimío Clouthier para defender su derecho a hacer realidad sus sueños.

Si la democracia es la lucha civilizada, ordenada, vital y apasionada por lograr gobernar una nación con las ideas y los programas que uno cree son mejores para la convivencia armónica y digna de sus habitantes, Clouthier se sumó a esa lucha democrática con pasión en los tres últimos años de su existencia.

No estuvimos de acuerdo con él en muchas cosas. Nuestros programas económicos fuero encontrados. Pero ambos consideramos necesario luchar por establecer el sufragio efectivo. Esa es una coincidencia que hay en los partidos donde ambos militamos, el PAN y el PRD.

En su lucha partidaria Clouthier no fue un combatiente que diera cuartel, y a veces pagaba la solidaridad con ataques virulentos. Pero así es la política. Así la entiendo yo. La pasión nos hace ser injustos a veces no sólo con los adversarios, son con los que combaten como compañeros en nuestra propias trincheras.

Alguna vez me desplacé de México a Ciudad Juárez y a Chihuahua sólo para pedirle a combatientes panistas encabezados por Luis H. Álvarez que no llevaran su huelga de hambre hasta la muerte. Les pedí que mejor lucharan hasta el último de sus días por la causa en que creían. Por fortuna levantaron su huelga y siguieron su lucha.

Clouthier murió trabajando por su causa, defendiendo sus banderas, una soleada mañana del mes de octubre. ¿Cual forma mejor de morir pudiera desear un gladiador que en el campo de batalla?

Duele sí, que no durara más combatiendo. Para mi fue grato polemizar con él antes, cuando militaba en el campo empresarial, y después, cuando luchamos como candidatos a la presidencia.

Con Clouthier coincidimos en el esfuerzo por lograr una reforma política y electoral que garantice la imparcialidad en los instrumentos que organicen, supervisen y califiquen las elecciones. Luis H. Álvarez mantiene una posición clara al respecto.

Confió en que, haciendo honor al compañero desaparecido –compañero mutuo en la lucha por la democracia– la dirección del PAN será consecuente y no admitirá que el PRI controle los organismos electorales.

Mis sentidas condolencias a la grande y hermosa familia de Manuel J. Clouthier. A los de su sangre y a los de sus ideas.

octubre 02, 1989

Manuel Clouthier, Maquío

Carlos Castillo Peraza
Octubre 2, 1989
La Jornada

Los accidentes automovilísticos han sido calificados de absurdos, desde Albert Camus. Nada hay de absurdo en la muerte. Hay un jardinero al que ninguna fruta se le cae verde, y ninguna se le pudre en la rama. Manuel Clouthier del Rincón ha muerto en el tiempo exacto de una cronología cuyos misterios nos escapan, pero que no es la del sinsentido.

El recorrido de Manuel Clouthier del Rincón, Maquío, es relevante. Estudiante, dirigente estudiantil, esposo y padre, dirigente de organizaciones católicas, promotor y cabeza de organizaciones sociales de su medio –el empresarial, el de padre de familia–, participante en luchas cívicas locales –la de los agricultores, la de la denuncia y combate civiles al narcotráfico, etc.– aguerrido líder empresarial y, finalmente, destacado abanderado político. Me atrevería hasta afirmar que, en México, al política de la época posrevolucionaria tiene un antes y un después de Clouthier.

Con Maquío terminó la época en que los hombres de empresa aceptaban en silencio la condición de víctimas eventuales y cómplices permanentes del gobierno. No es que hubiese sido el primero ni el único empresario que militara en la oposición, pero a él le tocó –después de probar otros caminos y vivir en carne propia el fracaso de éstos– dar el paso público más notable en este ámbito. Viniendo de donde venía, fue notable y generó al mismo tiempo seguidores y críticos, en su medio y fuera de este, Incluso en el interior del partido que escogió para actuar políticamente, hubo quien lo rechazara en un principio. Poco a poco, su bonhomía y su capacidad de escuchar, su sentido autocrítico y su innegable amor por la libertad fueron aplanando obstáculos. Por su parte, fue disciplinado de la más noble manera a la dirección de Acción Nacional, y dio vigor y empuje nuevos a la presencia panista.

Me tocó tratarlo de cerca. Me correspondió invitarlo al PAN cuando era el máximo dirigente empresarial del país y aún confiaba en López Portillo y, con razones, me hizo ver que no creía en el camino político. Sin embargo, manifestó su convicción democrática al precisar que, en sus empresas, nadie sería objeto de reacción alguna si optaba por cualquier partido político que fuese. Y puedo asegurar –hasta donde puedo saber– que así fue. De allí que, a pesar de las acciones mezquinas y bajunas de que fuera víctima como empresario, lograra sostener las unidades de producción que creó y que, por fidelidad a su propia opción, luego tuvo que vender. En este, como en otros campos, supo pagar el precio de sus decisiones. Y lo hizo con generosidad y alegría ejemplares. Nunca lloró por las naves que decidió quemar.

Su personalidad y su estilo no eran agradables para muchos. Se le solían atribuir intenciones que jamás tuvo –como la de aspirar a la presidencia del PAN– y se le caricaturizó a veces de manera inicua. Él caminaba. Bastaría seguir el hilo de sus discursos para descubrir su evolución y entender los temores y los temblores que generaba en los timoratos, en los pesimistas, en cierta burguesía a la que su compromiso inquietaba, por sentirse dueña de toda bondad y amenazada en su supuesta posesión de todas las virtudes, incluidas las no menos supuestamente cívicas. Se esforzó en superar las limitaciones intelectuales políticas que no negaba suyas. Devoraba papeles ynotas con el mismo entusiasmo pantagruélico con que comía. Hablaba "como ranchero" y tenía amigos fidelisísimos en los medios más extraños para quien ve el mundo a través del lente de los estereotipos. Para cambiar una idea, tenía que ser convencido, pero , una vez dato este paso, asumía sin titubeos no sólo la idea, sino todas sus consecuencias.

Fruto maduro. Como también lo era quien, junto con él, encontró la muerte en el mismo vehículo, el ejemplar Javier Calvo Manrique, presidente el PAN en Sinaloa. Vivieron ambos en paz. Los extrañaremos todos. Quienes los quisimos, criticamos y colaboramos con ellos y seguramente, si la mezquindad no le gana la partida a la generosidad, quienes los combatieron y los rechazaron. Poco importa, finalmente, esto último; hay un juez que sa a cada quien exactamente lo que le toca.

Mexican Party Leader Dies in Car Accident

The Washington Post
October 2, 1989

Manuel J. Clouthier, the conservative National Action Party's candidate in the 1988 presidential election, was killed today in a traffic accident in northern Mexico, police said.

A police report said Clouthier and Javier Calvo Manriquez, a National Action Party state chairman, were killed when their car collided head-on with a truck on the highway between Culiacan and Mazatlan in Clouthier's home state of Sinaloa.

Clouthier finished third in the 1988 election, won by the current president, Carlos Salinas de Gortari, and widely criticized as fraudulent. After his defeat, Clouthier campaigned against election fraud.

Mexican opposition chief dies in car crash

Philip Bennett, Globe Staff
The Boston Globe
Octubre 2, 1989

MEXICO CITY - Manuel J. Clouthier, a robust tomato farmer who emerged during Mexico's 1988 presidential race as one of the country's most colorful politicians, died yesterday in an automobile accident, a spokeswoman for the opposition National Action Party said.

Clouthier was killed in a head-on collision near the town of El Salado in Sinaloa, his home state on the Pacific coast, while being driven to a rally at a baseball park in Mazatlan, his party said. A state congressman for the party, Javier Calvo, also was reported killed.

Clouthier, who was 55 years old, finished third in the official vote count last year as the candidate for the right-of-center party, which is known as the PAN.

But he denounced the election results as fraudulent and continued to rail against the government as leader of the PAN's "alternative Cabinet."

His death came at a time of uncertainty for the PAN, which was founded 50 years ago as a conservative alternative to the ruling Institutional Revolutionary Party. After decades of finishing second, the PAN was supplanted as the largest opposition force by a leftist coalition in the 1988 elections.

But the PAN earned 101 congressional seats in 1988, more than ever before. In July the party won the governorship of Baja California in the first statewide victory by an opposition candidate to be recognized under a political system that took hold in 1929.

Clouthier was a fiery orator whose earthy imagery, and relentless ridicule of the ruling party, electrified crowds. Bearded and weighing more than 250 pounds, known by the nickname "Maquio," he cut an image supporters loved of a self-described "barbarian" come to liberate Mexico from its political dynasty.

Actually, he was a millionaire farmer, principally of tomatoes. From a patrician family in northern Mexico, descended from French immigrants, he attended high school in California and held a degree in agronomy from the Monterrey Technical Institute. He had 10 children.

After the 1988 election, in which he was given 17.1 percent of the vote, Clouthier joined Cuauhtemoc Cardenas, a leftist opposition leader who finished second in official tallies, to protest the victory of President Carlos Salinas de Gortari and to push for change of the electoral law.

Efforts by Clouthier to organize a vast campaign of civil disobedience after the election failed to produce a sustained movement.

"This is very painful for us," said a PAN representative, Luisa Maria Calderon, as word of Clouthier's death reached party headquarters. "He was totally committed to the party and worked with such energy."

Ironically, as president Salinas has adopted policies similar to some advocated by Clouthier in his campaign. The president has reduced the state's role in the economy and wooed private business groups and the United States.

Manuel J. Clouthier, 55; ran for Mexican presidency in '88

Chicago Sun-Times
Octubre 2, 1989

MEXICO CITY Manuel J. Clouthier, the conservative National Action Party's candidate in the 1988 presidential election, was killed Sunday in an auto-truck accident in northern Mexico, highway police reported.

Carlos Salinas de Gortari, the candidate of the governing Institutional Revolutionary Party (PRI), won the presidency with slightly more than 50 percent of the vote, while Clouthier placed third with 17 percent.

Clouthier, a wealthy businessman, was 55.

A police report said Clouthier and another politician of the National Action Party (PAN) were killed when their car was in a head-on collision with a truck on the highway between Culiacan and Mazatlan in Clouthier's home state of Sinaloa. It said the accident occurred shortly before noon, but gave no other details.

Silvino Silva, editor of the newspaper Noroeste in Culiacan, said police identified the other victim as Javier Calvo Manriquez, the National Action state chairman.

"Apparently, Calvo was driving. They were on their way to Mazatlan to meet with Ernesto Ruffo (governor-elect of Baja California)," Silva said in a telephone interivew.

Although Clouthier's third-place finish in 1988 had been disappointing for PAN, his party made history with Ruffo's July 2 win in Baja California.

Ruffo will become the first opposition state governor in Mexico in six decades when he is installed in office on Nov. 1.
Clouthier and Ruffo were campaigning in Sinaloa for their party's candidates in races for 18 city mayors Oct. 15.

After his defeat in 1988, Clouthier continued to campaign against election fraud, which he said had kept the PRI in power for 60 years. At one point, Clouthier staged a hunger strike at a major highway intersection in downtown Mexico City.

In the 1988 balloting, Cuauhtemoc Cardenas, a breakaway member of PRI, came in second at the head of a leftist coalition with 31 percent of the vote.

Clouthier had worked to unify his fractious PAN into a growing political force and rally Mexico's splintered conservatives.

Born June 13, 1934, in Culiacan, the Sinaloa capital, Clouthier ran for governor there in 1986 but lost to a PRI candidate.

He was a fan of American football, which he played in high school and for six years in a football league. He was graduated from the Technological Institute of Monterrey and was a leader of the Mexican Employers' Federation council for more than 10 years.

He is survived by his widow, Leticia Carrillo de Clouthier.

Comentarios de Miguel Ángel Cornejo sobre liderazgo

Monitor
Octubre 2, 1989


septiembre 25, 1989

Las elecciones en Culiacán

Manuel J. Clouthier
El Universal
Septiembre 25, 1989

El próximo 15 de octubre habrá elecciones para presidentes municipales y diputados locales en mi querido estado de Sinaloa. La efervescencia política ya se deja sentir y el sistema político, Gobierno y PRI, en simbiosis ilegal y abusiva ya han iniciado su labor de engaño al pueblo, para adormecerlo vendiéndole ideas absurdas como:

  • Más vale malo por conocido, que bueno por conocer
  • No tiene caso votar y participar, de todas maneras no se reconocerá el triunfo.
  • Las cosas ya cambiaron: Salinas metió a la cárcel a La Quina y corrió a Jonguitud.
  • Lo de la deuda externa se está arreglando.
  • Si entraran los del PAN, serían igual que los del PRI.
Se sigue queriendo engañar al pueblo tratándolo como perpetuo incapaz de tener criterio propio, o en el mejor de los casos, como menor de edad al que hay qu definirle un rumbo sin el concurso de su opinión.

El primitivismo del gobierno de Labastida enseña su forma de hacer política, a la antigüita o como las mujeres cuando se molestan cuando no se cumplen sus caprichos y hacen todo exactamente al revés de lo que significa búsqueda de la modernidad: analicemos algunos actos.

  • El candidato oficial desde semanas, por no decir meses atrás, anda por las colonias ordenando pavimentación de calles, remodelación de aulas y haciendo obras como si ya fuera presidente municipal.
  • Se desatan toda clase de rumores para asustar a la ciudadanía. Que no les escrituraron las casas del Infonavit, que les van a quitar la parcela, que no tiene caso votar por otro partido porque de cualquier forma no reconocerán derrota alguna.
  • El candidato oficial repite, casi palabra por palabra, lo expuesto en el Plan de Trabajo del PAN, el único partido que ha elaborado su plataforma.
  • El gobierno del estado me invade mi rancho por enésima vez y  luego paga a un gatillero intelectual para que escriba en columna periodística que yo no podré ayudar a las campañas del PAN porque la invasión me quita el sueño.
Lo anterior es una clara amenaza de quienes no saben cómo reaccionan los hombres que se aprecian de serlo, y creen que con ello anula las convicciones y compromisos.

  • El gobernador y el presidente municipal iniciaron costosísima campaña publicitaria donde se muestran, en prensa y televisión, acompañadas por el candidato oficial. Esto es una inmoralidad que cometen los tres, pues engañaron al pueblo y utilizan los medios del gobierno (de la comunidad) para apuntalar a su candidato.
La verdad es que están muy preocupados porque saben que si la gente sale a votar como lo hizo la pasada elección presidencial, donde a pesar de todo, tenemos dos diputados federales por mayoría en los tres distritos que abarcan Culiacán y Navolato, el triunfo del PAN se hará valer como se hizo en Baja California, Huajuapan, Oaxaca; León, Guanajuato; San Luis Potosí, etcétera.

La nueva estrategia del PRI (utilizada con bastante éxito en Chihuahua) es provocar campañas desangeladas sin debate que no animan a la ciudadanía. Cerrar sutilmente los medios de comunicación para que los candidatos de oposición no se puedan expresar y no se den a conocer los problemas de la comunidad. Desatar una ola de rumores con respecto del fraude y asustar al electorado para que opte por no votar. El Gobierno y su partido necesitan que la gente no sufrague para poder ganar. El PAN requiere de la participación ciudadana para triunfar.

Hace rato que el sistema llegó a la conclusión de que tiene más o menos controlado el 10% de las personas empadronadas. Entre ellas están burócratas, maestros, ejidatarios, empleados del PRI y acarreados de lujo, que comen y viven de hacerle al cuento y todavía no vencen el miedo ni se arriesgan a ser libres. Por lo anterior, cuando sólo vota el 20% y se abstienen más del 75%, el sistema gana con los pocos sufragios cautivos que tiene. Si en cambio más del 50% de los empadronados ocurre a las urnas y se cuidan las casillas con ha sucedido en Baja California, Tepatitlán, Jalisco; Ensenada, Tijuana y todos los lugares donde hemos ganado últimamente, el triunfo es reconocido.

Es triste ver que el Gobierno está entrampado. Sabe que tiene la necesidad de contar con la participación de todos para empezar a resolver los problemas económicos de México, pero mata el vigor ciudadano para seguir ganado elecciones donde el pueblo no participa. el sistema entiende que fuera de ese más o menos 10% de voto comprometido, por miedo o por interés mezquino, todo aquel que va a votar lo hará contra el PRI porque el pueblo mexicano ya está harto de la corrupción, abuso y fraudes que ellos representan.

La consigna de todo mexicano bien nacido debe ser votar. Entender que el sufragio es el arma que tiene el ciudadano para mejorar las cosas por la vía pacífica y civilizada; sin odio ni violencia. Confío en que mis queridos paisanos sabrán distinguir y no dejarse engañar por aquellos que durante más de 60 años has desgobernado y manipulado a México para provecho personal.

agosto 28, 1989

Darle tiempo al diálogo para que madure

Manuel J. Clouthier
El Universal
Agosto 28, 1959

Muchas cosas buenas y malas han pasado en el panorama político nacional desde el 2 de julio, en que publiqué un desplegado nacional intitulado "Democracia, necesidad vital de la nación".

En ese día, precísamente, se efectuarían las elecciones en Baja California, Michoacán, Chihuahua, entre otras, y en el documento asenté:

"Todo indica que no se trata de democratizar, sino tan sólo rehacer el viejo modelo, disfrazando el unipartidismo de 'carro completo' con una fachada de PRI 'dominante selectivo', en donde el voto se sigue pisoteando con una admisión arbitraria de derrotas para el partido-Gobierno, lo cual se hace posible por el control que este binomio ejerce sobre los organismos electorales".

"Esto no es democracia", decíamos en la publicación, "sino manipulación del sistema".

Digo que muchas cosas han cambiado porque hoy el pueblo impuso su voluntad y Baja California triunfó. Pero además se manifestó un deseo modernizador entre algunos dirigentes nacionales del Gobierno que admitieron esta derrota.

Desgraciadamente este sano deseo de enderezar la política nacional no es compatida por toda la familia revolucionaria y el fraude se dio en Michoacán donde el PRD ganó la mayor parte de las diputaciones (no todas como ellos anunciaron al principio), pero ganaron, y los propios candidatos, así como la maquinaria oficial volvieron a defraudar la voluntad popular. Otro tanto ocurrión en Huajuapan de León, en el estado de Oaxaca, donde nuestro candidato, doctor Luis Guevara Camacho, se encuentra en huelga de hambre desde el 9 del mes actual para defender el triunfo que obtuvo en 25 de las 26 casillas con que cuenta el municipio, mediante una votación de 3,009 votos PAN contra 2,934 PRI.

En la casilla que se robaron los priístas la votación fue del 103% de los empadronados y abrumadoramente a favor del PRI.

De lo anterio de desprenden dos cosas:

  • Es mentira que ya la hicimos y la democracia estará presente de ahora en adelante en México. El fraude en buena parte de Michoacán contra el PRD, al igual que en Huajuapan, demuestran que aunque algunos elementos de la cúpula si tengan deseos democratizadores, el PRI todavía sigue siento la cueva de Alí Baba.
  • Mientras aquellos que han querido desprestigiar al PAN diciendo que ya se vendió a cambio del reconocimiento en B, Oaxaca demuestra que a nosotros también se nos pretende defraudar. ¡Habrá que seguir luchando!
Pero volvamos al 2 de julio y al desplegado nacional donde manifesté que iniciaría, el 28 de agosto, un ayuno permanente y público para exigir que en el proceso legislativo que se pondrá en marcha, se llegue a una verdadera reforma política y no sea simplemente una reforma electoral orientada a rehabilitar el mismo sistema antidemocrático que padecemos.

Hoy es 28 de agosto. Nuestra diputación ha estado dialogando con todos los partidos y esla primera fracción parlamentaria que hizo una propuesta de nueva ley electoral.

Sopesando el triunfo del PAN y reconocimiento del mismo en BC, el fraude al pueblo de Michoacán, donde ganó el PRD, y el de Huajuapan, así como las pláticas que se están efectuando entre los diputados de decidido posponer temporalmente el ayuno para dar oportunidad a que le diálogo madure y tener la opinión de nuestros legisladores respecto al avance de la reforma electoral. De ser éste negativo, inmediatamente procederé a cumplir el compromiso. Si por el contrario, se me informa que las pláticas y trabajos siguen por buen camino, continuaré esperando un feliz desenlace.

Jamás he sido dogmático y creo en el diálogo como forma civilizada de dirimir las diferencias. Pero éste debe partir de ciertas premisas para ser fecundo; de otra manera, es simple manipuleo y táctica dilatoria:

  • El diálogo presupone que el de enfrente puede tener la razón y los participantes van con el ánimo de dejarse influir.
  • El diálogo tiene que darse entre iguales y no con una parte prepotente mirando hacia abajo al interlocutor.
Así las cosas, se me ha dicho que los grupos parlamentarios están dialogando y queriéndose poner de acuerdo en las enmiendas que habrán de hacerse a la Constitución para desembocar en una verdadera ampliación de la vida democrática. Esperamos que así sea y por eso hemos decidido aplazar (¡Ojalá! que definitivamente, porque eso nos diría que se logró el objetivo), pero de ninguna manera es esto una excusa para no cumplir mi comrpomiso.

Hace más de 50 días anuncié mi inquebrantable voluntad de aportar nuestro grano de arena en este proceso. La palabra empeñada sigue vigente. queiro darle tiempo de prueba a algunas críticas que recibí al anunciar mi decisión el 2 de julio.

Quiero también darle espacio de comprobación a la opinión de aquellos que de buena fe me han aocnsejado no realizar el ayuno, porque no sería oportuni ni adecuado.

Quiero, en una palabra, sumarme al esfuerzo de diálogo para que los legisladores de diversas ideologías comprendan que por encima de los partidos políticos está nuestro querido México y que éste no tiene salida alguna de sus grandes problemas si no nos enseñamos a respetarnos y darnos autoridades legítimas, respaldadas por el sufragio libre y respetado hacia todos los mexicanos.

agosto 21, 1989

Qué aprender en Francia

Manuel J. Clouthier
El Universal
Agosto 21, 1989

Hoy terminamos las cuatro semanas de estudio intensivo de francés. Hoy fueron las despedidas de los compañeros de clase y de los profesores. Tuvimos además un pequeño festival de teatro en donde mi hija representó un papel de novata como actriz. Volví a sentir la nostalgia de la escuela y ese vacio que se abre en el alma cuando se despide uno de sus compañeros de clases, y una forma de vida donde la realidad está ausente y el quehacer es tan diferente al bregar en lo cotidiano del ámbito de los negocios o de la política.

¡Qué bien me ha hecho el llenar una vez más mis alforjas de sencillez y anhelos, búsqueda e ilusiones, estudio y compañerismo! ¡Ah, si pudiera vivir como estudiante toda la vida!

Ciertamente no fue mucho el francés que he aprendido. Además, creí que iba a tener mucho tiempo para escribir o hacer otras cosas. La verdad es que todos los momentos los tuve ocupados: haciendo la tarea de la escuela, visitando algún museo o castillo de rio Loira, caminando por la campiña o platicando con los emigrados de Francia provenientes de Laos, que vienen a cortar pepinillos cerca del lugar donde hemos vivido mi mujer, algunos de mis hijos y yo, mientras estudiamos la lengua de Victor Hugo y de Balzac. Si no aprendí más el idioma, aunque veo que mis hijos lo han hecho mejor que yo, deberá ser por la edad o por estar fuera de condición para la visa estudiantil, o quizá porque me hice el propósito de jerarquizar mis objetivos en este viaje:

  • Convivir más, mucho más, con la familia.
  • Descansar de los más de tres años que llevo de intenso ajetreo político.
  • Purificar el espíritu para reanudar la lucha.
  • Y al final estudiar francés (aunque la excusa para hacerlo era ésta).
Así las cosas, estudié pero sin matarme ni dejar que me quitara el sueño al no hacer un progreso más rápido.

Pero hoy concluye este hermosa etapa de mi vida. Pronto regresaré a reanudar lo empezado en el quehacer político y terminar de entregarle a mis hijos lo poco que queda de los negocios.

De Francias he aprendido bastante. Hay mucho que aprender.

Que la democracia es tan buena hasta para forzar a un presidente, que se autodenomina socialista, a tomar acciones francamente de economía de mercado. Mitterrand ha fomentado la libre empresa y ha desistido de sus políticas dogmáticas con las que inició su gobierno. Por eso ha sido el único presidente, desde la época De Gaulle, que ha sido reelecto.

La economía francesa se finca en una sólida agricultura que es bien retribuida. En el agro destinan pequeñas parcelas a la siembra de hortalizas para el autoconsumo. Lo mismo sucede con las gallinas y algunos animales menores, de los que se fomenta su crianza para el consumo del propio agricultor.

El modelo de explotación en el agro es agícola pecuario (agropecuario). Después de la cosecha de trigo, absolutamente toda la paja es empacada y guardada para utilizarla posteriormente como alimento de ganado. (En México se quema). La reforma agraria de nuesto país no propicia que al agricultor sea también ganadero, a es último le está vedado sembrar su tierra porque de la expropian. Además ya no hay gallinas o huevos en los ranchos, mucho menos verduras para el autoconsumo.

Sigo con lo pecuario, porque estoy maravillado con la alta explotación de especies menores en este país, La cría de pato, conejo, borrego, cabra y faisán es realmente asombrosa.

El aprovechamiento de toda clase de especies, mediante formas especiales de preparación: salchichas, quesos de puerco, patés, etc., son formas de aprovechar todo y de crear un mecado para el consumo.

Los franceses han sido muy hábiles para escoger algunos productos y dedicarse a explotarlos con suprema calidad y buena mercadotécnia: el champagne, los vinos de todas las regiones, los perfumes, la moda y sobre todo el turismo. Ellos han vendido con éxito turístico lo que a través de los siglos la misma historia de Francia ha dejado. Los museos de Louvre, Homme, Pompidou, la catedral de Notre Dame y la arquitectura gótica o renacentista de tantos edificios, los castillos de Loira.

En fin, los franceses tienen fabulosos ingresos por turismo hasta en sus playas, en donde nosotros los superamos infinitamente.

El pueblo francés es exigente, llega hasta la arrogancia en su exigencia. Siempre he dicho que entre más crítica en una sociedad más democrática y permeable al cambio se vuelve. Ellos no se conforman con que encarcelen a La Quina para imponer una Quinita, o que quiten a Jonguitud para imponer a la Gordillo. Cuando Mitterrand quiso esptablecer leyes educativas que marginaban a los padres de familia, éstos se reunieron por millones en Versalles y el presidente tuvo que dar marcha atrás. Tienen un presidente socialista pero un Congreso plural y un presidente municipal de París (Chirac) que es más bien centrista.

Por supuesto que también pudiera hacer algunas críticas de la vida y la economía de este país, pero eso se los dejo a los franceses, ellos mejor que nadie han sabido equilibrar el poder de los gobiernos y en esa forma han evitado el abuso del mismo.

¡Ahora vuelvo a mi México querido, más descansado, más preparado, más resuelto, más patriota que nunca! Vuelvo a mi compromiso de ver cómo evoluciona lo de Baja California. A observar y actuar en lo ocurrido en Michoacán, porque la democracias debe ser para todos y debe respetarse cualquiera que sea el ganador (siempre y cuando lo sea).

Vuelvo a aportar lo necesario para que las leyes electorales en México sean las mejores, que permitan la evolución padífica de nuestra patria hacia la democracia y el progreso. En suma, a promover leyes que fomenten y propicien que sean los mexicanos y no el presidente o la familia revolucionaris los que nombren a sus gobernantes.

agosto 08, 1989

Descanso que fortalece el espíritu

Manuel J. Clouthier
El Universal
Agosto 8, 1989

Vacacionar es hacer algo diferente a lo usual, es no tomar decisiones, es dejar o posponer las responsabilidades; es, en fin, descansar la mente, –no tando físicamente–, para volver a la brega con nuevos bríos y con más ganas de hacer nuestro deber.

Cuando digo que es algo diferente, me refiero fundamentalmente a que si mi trabajo consiste en intensas relaciones humanas, ahora que me encuentro de vacaciones éstas no tienen la trascendencia usual. Hoy platiqué todo el día con mis dos maestras de francés y mis ocho compañeros de clase, dos alemanes (más o menos de mi edad), los noruegos (dos muchachas y un joven), dos japoneses (un muchacho y una chamaca), una chinita de Hong Kong. Nuestras relaciones son muy cordiales, pero no profundas o que afecten intensamente nuestras vidas.

Dejar de tomar decisiones es para mi lo que más me descansa. Siempre he sostenido que el trabajo físico no cansa y que el trato con la gente, si nos agrada, es bastante fácil; lo que en realidad agota, es la toma de resoluciones. Nad hay que me disguste tanto como el asumir el riesgo de equivocarme. Estudiar todo lo posible un caso que tenemos que resolver, para luego analizarlo, sintetizarlo y decidir lo que se tiene que hacer, sabiendo que vivir es un riesgo y que no siempre tenemos el tiempo necesario para estudiar los problemas (sobre todo en política, donde a veces por el apremio del tiempo las cosas se hacen a rumbo), en algo que desgasta y quita el sueño.

Tanto en el mundo de los negocios como en la política, para mi lo más agotante han sido esos momentos, cuando rodeado de asesores y gente pensante se pone uno a darle vueltas a un problema, al desmenuzarlo y ver todas las aristas y consecuencias que puede tener para el quehacer político o para la vida de la empresa, según sea el caso. Esas horas envejecen y desgastan a la persona (cuando menos a mi). No es pues el trabajo intenso de supervisión o capacitación, de motivación o de relaciones humanas, lo que a mi más me desgasta, sino la toma de decisiones.

Pero al descansar la mente, el dejar de ver a tus colaboradores habituales, el alejarte de tus problemas cotidianos, el dejar que otros hagan su tarea. Todeo esto, es descansar la mente, reposar el espíritu y eso es lo que estoy haciendo.

Hago más ejercicio físico que lo habitual. Estoy caminando de tres a cuatro kilómetros diarios, subo y bajo escaleras todo el día, a veces voy a la piscina, y ayer incluso jugué un partido de futbol con unos chamacos y mi hijo Ricardo, de 14 años. Hoy me duelen las rodillas y me rechina la espalda, pero ¡cómo he descansado! Me siento como nuevo.

¡Qué sano es quitarse las telarañas de la mente! Divagar un poco, estudiar, cocinar, visitar lugares nuevos, ver otras formas de vida. En fin, hacer muchas cosas que nunca hacemos porque estamos muy ocupados y nos olvidamos de nosotros mismos. Qué hermoso es reencontrarse con la familia y gozarla una vez más, porque ya habiamos olvidado lo que se sentía estar cerca de los que uno quiere.

Y es que a veces se nos olvida, por encontrarnos en el rejuego de la vida, que la mente y el coraz´øn necesitan también algo de cariño y atención. Tantos meses con preocupaciones de política nacional y olvidándome de los prójimos más próximos, que son los que más quiero y me quieren.

Después de este pequeño descanso mi espíritu se ha fortalecido. Siento que he hecho algo bueno y necesario. Que era necesario lo que estoy haciendo y que de ninguna manera me siento culpable de abandono de mi quehacer.

De ahora en adelante mi mente estará más fresca y mi espíritu fortalecido. He revalorado lo mucho que tengo, y por lo que tengo que luchar: mi familia, mis hijos, mi libertad y mi capacidad de respuesta y de compromiso.

Pronto volveré a México. A esa querida patria que tanto quehacer ofrece. A ese México que desea correr el riesgo de ser libre para empezar a ser una nación de gente responsable. A esos compatriotas que se encuentran en proceso de integrarse como nación, de vencer el miedo de comprometerse consigo mismo y con los demás. A esos mexicanos que todavía siguen creyendo que nada puede cambiar y esos otros que están convencidos que todo está cambiando, que este proceso que se ha iniciado es irreversible y ya nadie, absolutamente nadie, podrá detenerlo.

agosto 03, 1989

Carta desde Francia

Manuel J. Clouhtier
El Universal
Agosto 3, 1989

Vine a Francia para dialogar con algunos dirigentes de diversos partídos políticos y gente importante que forma opinión en este país.

Lo hice con la sencillez de quien expresa un punto de vista diferente al del Gobierno. Comenté con los franceses lo mismo que expresé en Estados Unidos. No es cierto que México tenga sólo dos salidas, como el sistema ha hecho creer: más de lo mismo, corrupción y autoritarismo del PRI, o el caos. Existe una tercera opción que se llama democracia, en la que mi partido tiene mucho que decir, por tener 50 años luchando por construirla junto con el pueblo Mexicano.

  • Visité a Bernard Stasi, primer vicepresidente del partido CDS (Centre des Démocrates Sociaux). Que está unido a la Union Pour la Democratie Française que liderea Valery Giscard d'Estaing.
  • Me entrevisté con Jacques Dosciousko Marizet, secretario de Relaciones Internacionales del Partido Resemblement Pour la Republique.
  • Estuve con el senador Xavier de Villepin, de UDF (Union Pour la Democratie Française).
  • Hablé con Alfred Sieffert-Gillardin, director del Ministerio de Relaciones Exteriores para Norte-Centro y Sudamérica.
A todos les hice ver la importancia del triunfo del PAN en Baja California, la primera gubernatura en la historia que le pueblo de México logra que se respete. No una concesión graciosa de Salinas o un regalo del PRI, un triunfo del pueblo.

Pero además de estas entrevistas de tipo político, mi intención al venir a Francia en el bicentenario de la Revolución francesa (14 de julio), era convivir y descansar con mi familia, a la cual tenía bastante relegada después de tres años de intensa campaña política. Primero en Sinaloa como candidato a gobernador y después a la Presidencia de la República.

Nuestras vacaciones consisten en tomar un curso para aprender algo de Francés. Siempre he sostenido que la característica principal de la juventud es su capacidad de cambio y su deseo de aprender. Me jacto de ser joven aún, porque poseo las ganas de cambiar y mejorar.

Así las cosas nos inscribimos mi mujer y yo, acompañados de algunos de nuestros hijos en el Euro-centro de Idiomas de Ambaise, en la parte central de Francia. Esta ha sido una experiencia hermosa: volver a ser estudiante.

Entramos puntuales a las 8:30 de la mañana todos los días y salimos a las 12:30. En las tardes tenemos obligatoriamente dos horas más, los martes y jueves, pero por propia voluntad dedicamos algo de tiempo a escuchar casetes para mejorar nuestro entendimiento de este idioma. El inglés lo aprendí de chamaco y se me facilitó. No ha sido así con el francés. Será la edad o la falta de práctica en el estudio o que a veces divago en otro tipo de preocupaciones personales, el hecho es que hablar este idioma me está costando trabajo.

Pero no todo es difícil en este corto impasse de mi estancia. Hace tiempo que no convivía tanto con mi mujer e hijos, y tampoco tenía la preocupación de arreglar mi cama por las mañanas.

Pienso que este descanso me está sirviendo para reflexionar sobre los nuevos esfuerzos que tenemos que hacer para la democratización de México. Pronto habremos de regresar con nuevos bríos y con más energía que nunca. Nos habremos quitado algunas telarañas de la mente, habremos equilibrado mejor la vida dedicando algo de tiempo a la cultura y a la familia. No todo debe ser política o trabajo en cuestiones económicas. Debe existir un equilibrio para actuar inteligentemente.

Antes de tomas estas vacaciones saqué un desplegado nacional –lo hice el mismo día de las elecciones en Baja California– anunciando un ayuno voluntario para el 28 de agosto, cuando se inicie el periodo extraordinario de sesiones del Congreso de la Unión, que deberá votar las reformas constitucionales y de la ley que permitan elecciones justas en nuestro querido México. Por supuesto que también quería que sirviera como presión para que se respetaran los comicios en Baja California. ¿Cuánto sirvió? No lo sé. Pero la vistoria de Ernesto Ruffo puede y debe ser un parteaguas en la historia de México. Esta victoria no debe cegarnos porque las reformas a las leyes electorales seguirán siendo necesarias.

Yo por mi parte me sigo preparando anímica e intelectualmente para ir al ayuno. Creo –o al menos pienso– que todo está listo para que nuestro país empiece una nueva etapa histórica. Que hay la suficiente gente decidida para dar ese empujón y arriesgar algo de su comodidad y privilegios para el bien de todos. Pienso que el PAN sabrá estar a la altura y proveer el liderazgo (no caudillismo) que un pueblo heterogéneo com el nuestro requiere para conjntar voluntades en los momentos difíciles que habrán de venir.

Mientras tanto me he retirado a meditar un poco acerca de mi vida, a convivir algo más con mis hijos, a rogarle a Dios que me entiendan y no me juzguen con dureza, que me tengan caridad y que comprendan que uno de mis mayores defectos es haberles hecho sentir siempre mi fortaleza y dureza, pero que como humano tengo todos los defectos de un pecador estándar.

Otra de las cosas que estoy haciendo en estas "vacaciones", es convivir más con la juventud. Con los jóvenes de muchas partes del mundo. Aquí tengo compañeros de Noruega, Japón, Alemania, México, España, etcétera. Habemos además, uno que otro "joven" de espíritu, que al igual que yo quieren aprender y ser más, para poder dar más.

Al final de cuentas lo que vale es que cuando se comparte se crece. El conocimiento y el amor son buenos ejemplos de mi anterior aseveración. Cuando compartimos nuestro amor y los conocimientos, nada perdemos, cuando se comparte la riqueza o el alimento, ganamos más. El que da amor, el que enseña, sale ganando.

Vine pues a pensar y aprender: a descansar y convivir con la familia: a relajar el espíritu y a tomar fuezas para poder seguir en la brega. Pronto habré de regresar a mi querido México. No he claudicado, estoy descansando pero no he desistido.

julio 30, 1989

julio 26, 1989

La defensa de la tierra

Manuel J. Clouthier
El Universal
Julio 26, 1989

En alguna ocasión platicando con un norteamericano del Valle Imperial (California), le pregunté quién creía él era más productivo: un agricultor del valle de Mexicali o uno de Caléxico (al otro lado de la frontera).

Inmediatamente me contestó que el de Caléxico, y yo, un tanto cuanto molesto, le increpé para que fuera más explícito, porque se trata del mismo valle, la misma tierra, agua, y no tenía por qué existir diferencia alguna. Él me contestó, con ganas de detener mi enojo, que la diferencia no se fincaba en que uno fuese más trabajador o usase mejor tecnología, sino porque simplemente el agricultor de EU no tenía que perder tiempo y dinero para defenderse de los tremendos embates del Gobierno y sus testaferros en cuestiones agrarias.

Llevamos, mis hijos y yo, ya varias semanas asediados por invasores profesionales de tierra, quienes han hecho casas rústicas a la vera de nuestros terrenos, sobre el bordo de un canal principal de riego, propiedad de la Secretaría de Agricultura. Hemos presentado todo tipo de recursos y el procurador de Justicia del estado de Sinaloa dice que todavía no estamos invadidos, pese a que están armados y apuntan contra nuestra gente. La verdad es que este personaje parece ser igual que el anterior gobernador del estado, quien decía tener un botón que se aplastaba me invadían, y si lo volvía a presionar salían los invasores.

Lo único bueno de este malandrín de la política, es que cuando dejó la gubernatura se llevó todo, hasta el botón de que tanto presumía para tenerme asediado.

Pero no tardaron mucho en volver a instalar dicha tecla: llevo más de 20 invasiones en mi rancho ante la complacencia y complicidad del Gobierno.

En repetidas ocasiones he declarado que ya vendí todos mis negocios y algunos de los que quedaron, como el mencionado rancho, los pasé a mis hijos mayores.

Yo decidí dedicarme de tiempo completo a la actividad política, luchando por un México más libre, justo y democrático.

Sin embargo, la pequeñez de algunos gobernantes hace que no entiendan que los ciudadanos tenemos todo el derecho de criticar a los funcionarios, mientras que éstos jamás deberán usar su poder y fuerza en contra de los ciudadanos.

Para ilustrar lo que apunto daré algunos datos (no todos, porque las organizaciones agrícolas también han hecho algo) sobre el tiempo que hemos perdido y el dinero que hemos gastado en los últimos años para defender nuestra tierra, que no es mi lucha, 270 hectáreas entre mis seis hijos y yo.

Lo anterior lo publiqué hace mucho tiempo en un desplegado periodístico en el año de 1976, cuando Echeverría inició la destrucción de la producción agrícola nacional.

A continuación enumero los amparos, denuncias y defensas, etc., que hemos tenido que hacer para poder seguir produciendo alimentos y generando empleos, contra toda agresión de malos gobiernos y sus testaferros.

  • Juicio de amparo 1279 en el año de 1985, y otro número 1793, en 1986, ambos promovidos para reclamar el procedimiento agrario y afectación instaurados. Procedimientos que se llevaron a cabo sin que se hubiera efectuado notificación alguna.
  • Juicio de amparo 1418 año 1985, promovido por el nuevo centro de población ejidal "Ignacio Zaragoza", en el cual resultamos terceros perjudicados. Reclamamos al gobernador para que ordene el desalojo y dé posesión de los predios rústicos de Bateoto.
  • Juicio de amparo 1477 en el año de 1985, promovido por el nuevo centro de población "Valle Agrícola de Culiacán", igual que el anterior.
  • Juicio de amparo 1468 año de 1985, donde un seudopoblado "Doroteo Arango", fantasma e inexistente, solicita nuestras tierras. Si no contestamos su solicitud nos quitan las tierras.
  • Juicio de amparo 1867 , poblado "Campo Álvarez", propiedad de mi padre y hermano, fueron invadidos hasta las casas, y luego los terrenos contiguos de nuestra propiedad.
  • Juicio de amparo 283 año 1987, promovido por un comité particular agrario del poblado "Estación San Rafael", donde se me menciona como único heredero del señor Amado Andrade Y Rafaela Andrade Clouthier, en el año de 1934 y se me notifica en mi domicilio particular.
    El personaje con quien intencionalmente se me confunde es mi abuelo, es el mismo año en que nací.
  • Con fecha 5 de octubre de 1987, el representante de la Comisión Agraria Mixta del poblado "Vicente Lombardo Toledano" me notifica que el ejido solicita dotación con fundamento en el artículo 272 de la Ley Federal de la Reforma Agraria.
  • Fecha 14 de octubre de 1985, hago denuncia de invasión, despojo y daño en propiedad ajena por un grupo de la Unión General de Obreros y Campesinos de Sinaloa, dirigidos por alguien que hoy es diputado federal, y que en ese entonces, cobraba en el gobierno del estado.
  • Fecha 14 de febrero de 1987, presento denuncia por delitos cometidos en nuestro perjuicio.
  • Juicio de amparo 751 del año 1989, por procedimiento agrario sin que se hubiera efectuado notificación alguna.
  • Denuncia presentada el 27 de abril de 1989 por despojo y daño en propiedad ajena.
  • Denuncia presentada el 27 de abril de 1989 por el suscrito contra el comité ejecutivo estatal del PRI por difamación al acusarme de latifundista, con fines propagandísticos.
  • Denuncia presentada por el ingeniero Eric Clouthier Carrillo, por despojo y daño en propiedad, el 24 de mayo de 1989.
  • Denuncia presentada por el Ingeniero Manuel Clouthier Carrillo (mi hijo), por despojo y daño en sus tierras.
Como lo puede ver el amable lector, ¿se podrá trabajar el agro mexicano con éxito, cuando se necesita un abogado de planta para defensa de las agresiones del Gobierno?

Quince acciones legales en menos de cuatro años para defender lo nuestro.

¿Será esto justo?

julio 19, 1989

Paternalismo e infantilismo

Manuel J. Clouthier
El Universal
Julio 19, 1989

Siempre he sostenido que nada hay que le haga tanto daño a los mexicanos, como el paternalismo feroz que padece nuestro pueblo.

Recordemos que los esclavos se hacen con regalos (pequeñas dádivas), que acaban por inhibir la capacidad creadora de los individuos y hacen que éstos todo lo esperen de arriba.

Sesenta años de un gobierno paternalista han dejado una herencia funesta en algunas de nuestras personas, en todos los niveles.

No sólo en los grupos indigentes o campaesinos encontramos mexicanos que aún esperan que el Presidente decida todo.

La verdad es que la responsabilidad viene conjuntamente con la libertad y la democracia. Hay, por desgracia en México, personas a quienes les resulta cómodo (además así les ha ido bien) dejar que otros piensen y actúen por ellos.

En otras palabras, asumen una actitud infantil al igual que el niño que prefiere sea papá o mamá quien resuelva sus problemas. Para que exista el paternalismo es necesario que exista el infantilismo.

No puede haber excesiva paternidad, si alguien no está dispuesto siempre a tener papá.

Los contundentes resultados electorales en Baja California han puesto en evidencia una vez más lo que expongo.

La primera fase de este proceso fue difundir que estaba ganada la elección por Margarita Ortega, del PRI, para ir preparando mentalmente el fraude, y darle "fuerza moral" a papá, cuando decidiera robarse las elecciones como ha venido haciendo por más de 50 años. Sin embargo, los bajacalifornianos ya no son infantiles y no desean que otros decidan por ellos: salieron en cantidades sin precedentes a votar.

El susto del sistema fue mayúsculo. Sabían que estaban perdidos pero seguían pensando que podían maniobrar y engañar al menor de edad, como lo han venido haciendo por tanto tiempo.

El sistema sale a respetar la primera gubernatura de la oposición. Pero no lo hacen no los priístas ni la mayoría de los medios de comunicación como debería ser, como un acto positivo. No se habla tanto del tirunfo del pueblo que se hizo respetar o de los candidatos del PAN que convencieron y ahora tienen un gran compromiso. No, lo que se resalta es que Salinas (otra vez papá Gobierno) es muy bueno y va a respetar la voluntad popular. El énfasis de la noticia no es de lo bien que la está haciendo el pueblo al politizarse y dejar de ser simples habitantes para convertirse en ciudadanos, o lo bien que estuvo el Partido Acción Nacional y sus candidatos.

No, nada de esto cuenta, porque para los que tiene mente infantil y quieren seguir teniendo papá toda la visa sólo piensan que éste ha decidio comportarse en forma decente.

Los psicólogos nos dicen que cuando alguien responde con madurez y se comporta como adulto, es decir, deja de actuar infantilmente, está forzando una respuesta de gente grande de su interlocutor.

Por supuesto que madurar cuesta y es un proceso que la sociedad ha ido aprendiendo. Cada vez son más los mexicanos dispuestos a vivir conforme a una moral de entrega y compromiso. Cada vez son más los compatriotas que como gente mayor desean ser constructores de su propio destino y decidir por sí mismos.

Todavía hay algunos, afortunadamente los menos, que sueñan con dictaduras o élites pensantes que los dirijan porque en su infantilismo se rehúsan a asumir el riesgo de ser libres, porque saben que ésto implica actuar con responsabilidad.

Conozco a la gente de Baja California y sé que ahí el infantilismo es minoría. A este proceso electoral acudí tres veces. Lo hice antes de que tuviéramos candidato. Ayudé hablando con gente muy responsable para que aceptara colaborar con quienes resultaran ser nuestros representantes en las elecciones. En mi segundo viaje platiqué con gente formadora de opinión y me dediqué a conseguir dinero para la campaña de Ruffo. No tuve una sola negativa. Si acaso un par de promesas que no se cumplieron pero no fueron rechazos rotundos.

Con lo anterior lo que estoy tratando de asentar es que los bajacalifornianos se portaron como adultos, quienes supieron asumir su responsabilidad.

Siento que fue el comportamiento de los bajacalifornianos una acción de adultos, no de chamacos que andaban buscando que papá Gobierno decidiera por ellos, sino de personas que actuaron para ser arquitectos de su propio destino.

En cuanto al respeto a las victorias del PAN, viene a mi memoria aquel dicho de mi viejo amigo (fallecido) el doctor Izabal: "Si el pícaro sufriera de las ventajas que tiene ser honrado, sería honrado por picardía".

Por supuesto que Salinas sale ganando a reconocer el triunfo de Ruffo, pero lo interesante no es eso. Lo verdaderamente importante de Baja California es que ganó el pueblo, que se supo sacudir la tutela paternalista del sistema.

México sigue cambiando. Ya nadie lo puede detener. Los hechos hablan y nos dan la razón.

julio 05, 1989

Entrevista con José Gutiérrez Vivó

Monitor
(Semana anterior al 8 de julio de 1989, día de las elecciones en Baja California, donde obtuvo el triunfo Ernesto Ruffo Appel)

            

mayo 23, 1989

Kennedy says eliminating fraud key to future of democracy in Mexico

Michael K. Frisby, Globe Staff
The Boston Globe
May 23, 1989

MEXICO CITY - Sen. Edward M. Kennedy said yesterday that the future of democratic elections in Mexico hinges on whether there is fraud in several regional contests this year.

Kennedy said opposition leaders he met in his three-day visit here had complained about widespread voting fraud in last year's presidential election and called for major reforms to be implemented.

According to sources, Cuauhtemoc Cardenas, leader of the Democratic Revolution Party, who finished second to Carlos Salinas de Gortari in the presidential contest last July, told Kennedy yesterday that upheaval is inevitable if the government does not adopt a genuine democratic process.

Asked by Kennedy why there has been no major public outburst despite the poor standard of living, Cardenas reportedly replied: "The people have some degree of faith that something will happen. If there is not a real democratic process, then upheaval is inevitable."

Sources said Kennedy heard more tough talk Saturday in a meeting with Manuel J. Clouthier, leader of the National Action Party, who finished third in the election.

Clouthier reportedly told Kennedy that the election was "rigged" and that none of the candidates received more than 34 percent of the vote, even though Salinas, a member of the ruling Institutional Revolutionary Party, was declared the winner with 50.7 percent.

Further, sources said, Clouthier charged that the governing party continues to control most jobs in the country, he said that a friend could not obtain a permit for a shrimp business because he was not a member of the party.

Salinas has been widely praised for instituting a government austerity program, but Clouthier questioned why the president purchased a $65 million airplane soon after taking office.

Clouthier also reportedly questioned the sincerity of the government's drug fighting efforts, which have earned Salinas praise. He said a few drug kingpins had have been arrested, but other well-known dealers have not.

Kennedy, in an interview yesterday with The Boston Globe, said the opposition leaders "are hopeful they will develop a process in which the expression of the people of Mexico can be duly and correctly recorded in elections."

Agreeing with Cardenas, Kennedy said that the real test will be in the 16 regional elections held this year.

But Kennedy noted that contested elections are a new phenomenon for Mexico, where one-party rule has existed since 1929. And despite past election fraud, Kennedy said there is a sharp contrast between Mexico's problems and the situation in Panama.

"The opposition leaders here never urged American involvement in their national election," he said. "In Panama, you had a duly elected, constitutional government overthrown by General Noriega."

Kennedy also noted that negotiations are currently underway between Salinas and National Action Party representatives to institute election reform.

"Election reform is an important issue and there is a clear distinction between what happened in Panama," Kennedy said. "But the clear test will be what happens with the election reforms, which include granting the opposition access to television and other media outlets that have not been available to them in the past."

Kennedy defended Salinas' attempts to curtail drug trafficking, noting that 40 percent of the Mexican attorney general's budget and 25 percent of the military budget will be spent combatting drug dealers.

Moreover, Kennedy praised Salinas, whom he met with before leaving Mexico City yesterday, and the opposition leaders.

"I am impressed by the quality of leadership in the government and the opposition parties," Kennedy said. "This is a country committed to democracy and to developing a closer relationship to the United States." The leaders are responsible, and I think this is something we sometimes take for granted.

abril 17, 1989

Empresarios o cortesanos

Manuel J. Clouthier
El Universal
Abril 17, 1989

En estos últimos días me ha tocado leer en la prensa dos noticias que quiero vincular. Se trata de una serie de entrevistas efectuadas con el economista peruano, Hernando de Soto y con un artículo publicado en una revista semanal donde nos narran la forma en que algunos empresarios de Tijuana y Mexicali fueron acarreados en un jet de Pemex en forma por demás ignominiosa para que Salinas les leyere la cartilla respecto de la candidata designada por él para el gobierno de Baja California.

Lo primero que resalta en la entrevista con Hernando de Soto, es algo que me había dicho reiteradamente hace más o menos un año, cuando desayunábamos juntos aquí en el DF: que la ausencia de democracia es el dique al progreso en América Latina. Afirma De Soto que el exceso de trabajo y falta de entorno legal que facilite el desarrollo de las empresas han sido creados por un Estado que no se nutre de las necesidades del electorado ni tampoco es fiscalizado y controlado por los sufragantes.

Afirma el prestigiado economista y comunicador que los emigrantes mexicanos y peruanos y los que depositan su dinero en Miami son prueba de que se le huye al Estado latinoamericano debido a que las leyes no dan oportunidades a la gente. "Lo que deberíamos cambiar los latinoamericanos es lo arcaico de nuestros sistemas políticos". Prosigue: "no es que en América Latina haya fallado la democracia, sino que no la hemos tenido. Lo que nosotros tenemos en América Latina, y creo que en México no lo tienen, es el derecho a escoger libremente a distintos candidatos. En México se privilegia sobre todo a aquellos que vienen de un solo partido político. En Perú podemos elegir entre varios, pero ahí termina, ya que escogemos libremente al dictador que nos gobernará durante los próximos cinco años".

Hasta aquí por el momento, la afirmación de Hernando respecto de la carencia de democracia en Perú, su tierra, donde existe aún más que en México.

Pero veamos ahora la noticia de que les hablé que demuestra la falsedad en que incurre Salinas de Gortari y la forma en que insulta al empresariado de Baja California.

Dice el poeta: dos clases de hombres son de los que me tengo que cuidar. Los que pisan a los hombres y los que se dejan pisar.

Nos narra "Proceso" cómo un avión de Pemex aterrizó en Tijuana y cómo fueron convocados los empresarios más ricos de la región. Ellos no sabían para qué los fletaban pero dócilmente respondían al llamado del que no gobierna para México sino para su partido y sus acciones lo demuestran.

El grupo de acarreados de lujo, al igual que otro que de forma preliminar salió de Mexicali, fue transportado (ilegalmente en el avión de una paraestatal) ante la presencia de Salinas de Gortari y Colosio (éste, senador por Sonora, ¿habrá ignorado los pormenores de la organización de la "operación manitas" en Hermosillo?), quienes les hicieron ver que deberían apoyar a la candidata del PRI en Baja California.

A continuación el presidente del PRI (Colosio) los invitó a comer y los regresaron a su estado donde fueron llevados a un acto de apoyo a la candidata del PRI. De lo anterior se desprenden las siguientes consideraciones:

– Habría que presentar acusación penal contra el director de Pemex, quien pone a disposición del PRI los recursos de una paraestatal pésimamente administrada para apoyar de manera logística a un candidato oficial.

– Hernando de Soto dice que "el empresariado se va a sentir muy bien cuando el resultado de su riqueza esté ligado a su mayor inteligencia y capacidad de competir en el mercado, que en la capacidad de adular a un político. Agrega el economista, un empresario es una persona capaz de organizar su propia vida sin el paternalismo del Estado".

– La acción ilegal de Salinas de Gortari (ilegal porque utiliza los recursos del erario público para hace política partidista. Ilegal porque viola la dignidad de los seres humanos al amedrentarlos y acarrearlos como ganado fino), es una muestra clara que la reforma electoral puede terminar en una farsa.

– Que el sistema político está temblando de miedo ante las próximas elecciones en Baja California.

– Que los mexicanos tenemos que estar alertas para que no ocurra una regresión en la política nacional y se modifiquen las leyes realmente, para que la nación se democratice y podamos resolver nuestros problemas, no sólo políticos sino culturales, sociales y económicos.

Estoy de total acuerdo con mi amigo Hernando de Soto cuando afirma que no es que haya necesidad de desarrollarse para llegar a la democracia son que es ésta la que permite el desarrollo. Prueba de ello es que todos los países verdaderamente democráticos tiene altos niveles de desarrollo.

En la democracia, mis amigos, el Estado está estructurado para gobernar de acuerdo con la opinión pública. Que sus acciones sean un fiel reflejo de lo que la gente quiere. El Estado moderno es el lugar donde las decisiones son controladas de abajo hacia arriba. Cabría, pues, preguntarnos qué tan auténticos son los deseos de modernización de Salinas cuando viola las leyes para amedrentar a algunos temerosos empresarios bajacalifornianos.

Para romper este círculo vicioso que frena el desarrollo y el progreso de nuestra nación, no creo que vaya a ser el propio Gobierno el que dé los pasos en la búsqueda de la modernidad. Ya lo he dicho muchas veces, sería la primera vez en la historia de la humanidad que un sistema político degradado y corrupto fuera capaz de autocorregirse. Pero también debemos esperar que los grandes empresarios tengan repuestas congruentes y patriotas.

Ellos están demasiado preocupados por preservar sus bienes. Tendrá que ser la ciudadanía más responsable la que dé los pasos para enderezar las dos conductas erróneas de Salinas y de los empresarios grandes. Deberán ser los jóvenes y las amas de casa, los obreros, los campesinos, los pequeños y medianos productores, los intelectuales y los maestros, los que hartos del desbarajuste que padecemos pongan fin a esa malsana alianza oligárquica que pretende perpetuar el desorden institucionalizado que padece la nación.

Sómo me restan dos frases para concluir.

– Para Salinas, se puede ser grande pero con grandeza trágica si se pretende detener la historia. A México ya nadie lo detiene.

– Para los grandes empresarios, les recuerdo aquella frase de Churchill cuando Inglaterra se vio forzada a entrar a la guerra contra Alemania: "entre la ignominia y la guerra preferisteis la ignominia. Hoy tenéis la ignominia y tenéis la guerra".

febrero 23, 1989

Ceremonia de toma de protesta del Gabinete Alternativo





Discurso del Ing. Manuel J. Clouthier
Coordinador General
Febrero 23, 1989

Señores invitados que nos honran con su presencia:
Señores representantes de los medios de comunicación:
Dirigentes y legisladores de Acción Nacional:
Amigos todos:

Los miembros del Gabinete Alternativo de Acción Nacional agradecemos al Comité Ejecutivo Nacional de nuestro partido la distinguida confianza que han depositado en nosotros para desempeñar las funciones que a este nuevo organismo se le han asignado.

Aceptamos con gusto nuestras respectivas responsabilidades, convencidos de que este nuevo esfuerzo contribuirá positivamente a que nuestro país encuentre la senda del desarrollo social, económico y político en forma justa, libre y democrática.

En estricto sentido, esta ha sido el propósito permanente en la conducta de Acción Nacional a lo largo de toda su existencia. Por eso esta ceremonia se realiza en el marco de los festejos del cincuenta aniversario de la fundación del partido.

El Gabinete Alternativo es una avanzada adaptación de la rica y profunda aptitud propositiva del PAN a las exigencias de la situación política del México de hoy.

Son tres los encargos fundamentales que hemos recibido:
  1. Presentar proyectos de solución a problemas nacionales y medidas alternativas de administración pública.
  2. Hacer el seguimiento permanente de las principales políticas gubernamentales, analizarlas y emitir juicios.
  3. Plantear y promover ante los órganos correspondientes del gobierno nuestra propuestas.
Nos disponemos a realizar estas tareas con acendrado patriotismo, con lealtad a la doctrina del partido y con profundo respeto a los ciudadanos.

Sabemos que así contribuiremos a crear un debate político de altura; serio y ponderado, que facilitará a los electores la manifestación de su voluntad política en el eminente acto de la emisión del sufragio.

Al crear el Gabinete Alternativo, Acción Nacional incorpora un elemento de sana inovación en las formas de lucha política. Estamos seguros que tendrá efectos no sólo electorales, sino también educativos, ya que servirá al mejoramiento de nuestra cultura política.

El primer reto que este nuevo órgano habrá de enfrentar es el del conocimiento del público y la exacta valoración de su presencia en la escena política, como instrumento efectivo para la solución de problemas nacionales y para el diseño del futuro.

Habrá que vencer incredulidades, apreciaciones simplistas y deformaciones malintencionadas con la entrega de lo mejor de nosotros en todas las actividades que desarrollemos, apegados a la solidez tradicional de los posicionamientos de nuestro partido. Estoy seguro de que lo vamos a lograr porque en este equipo nos hemana una causa limpia y trascendente: la realización plena de México y los mexicanos.

En la evolución progresiva de nuestra patria se han dado hitos decisorios, cumbres históricas que dejaron profunda huella en el ser nacional. El tiempo que estamos viviendo es uno de esos momentos. Nos encontramos en un punto crucial en la definición de los mejores caminos para el desarrollo de los mexicanos en todos los órdenes. En este contexto, el Gabinete Alternativo como dependencia del partido no puede ser otra cosa que lo que el mismo PAN es: Una herramienta en manos del pueblo para la edificación de una Patria ordenada y generosa y una  y una vida mejor y más digna para todos.

Por encima de resultados oficiales y de agravios, la confrontación electoral reciente fue un parteaguas, porque expresó con vigor sorprendente la disposición del pueblo para superar el desperdicio de capacidades y talentos, que además de otra causas, ha propiciado esa cadena fatal compuesta de tres eslabones: La pésima administración pública, la mediocre dirección política y el sectarismo autoritario.

Fue un parteaguas, porque un gran número de mexicanos dejamos de llorar por el país que se frustró, el México que pudo haber sido y no es, para ocuparnos en la construcción del México que por su historia, su cultura, sus recursos, su posición geográfica y su gente todavía puede y deber ser.

Si algo se ha rescatado en México en los últimos meses es la esperanza. La que tiene el pueblo en sus propias potencialidades. Es palpable la fe de los ciudadanos en las posibilidades de reconstruir la República. Esa esperanza y esa fe son el alma de las transformaciones que están ocurriendo en el país. ¡Ahí está el motor de los cambios! No en las oficinas de planeación tecnocrática.

El Ejecutivo Federal –cuya legitimidad democrática de origen nunca podrá estar plenamente acreditada– ha puesto en marcha un proyecto político que, se afirma, tiene por objeto la "modernización nacional". Ese proyecto con apariencias aceptables podría fracasar totalmente si no procura una articulación democrática más clara y decidida, escapándose al ensamblaje corporativista, que con arreglos, pactos y concordatos entre cúpulas sólo modernizaría los privilegios.

No se puede conceder viabilidad a dicho proyecto gubernamental si prescinde del elemento intrínseco a la modernidad que es la democracia. La verdadera modernización, para que sea tal, debe descansar en el consenso nacional básico formado a través del sufragio, pues de otra forma se convierte en un nuevo ejercicio de despotismo ilustrado, mas o menos concertado entre élites oligárquicas, con el pueblo como víctima y espectador.

Sabemos que la democracia no es una panacea y que no se le puede pedir lo que por sí misma de manera natural no puede dar. Pero asimismo proclamamos la superioridad ética del sistema democrático. Estamos igualmente persuadidos de que al país no le queda otra opción, esta convicción, finalmente la comparten con Acción Nacional millones de mexicanos de las más variadas tendencias políticas.

No es terquedad obsesiva insistir, por décadas, en la importancia central de la democracia en una estrategia sólida de modernización, porque en la medida que ésta implica recomposición de estructuras económico-sociales y cambios en la vida y en los patrones de conducta de las personas, sólo se justifica si proceden de la manifestacióne expresa de la voluntad popular, regcogida fielmente a través de los mecanismos primarios y secundarios de consulta a la sociedad.

Los mecanismos primarios son los procesos electorales libres, competitivos, constitucionalmente garantizados y de resultados indubitables. A través de ellos los ciudadanos participan en la formación de la voluntad política, modelan un mandato a la autoridad, definen el rumbo, marcan soberánamente sus derroteros. Se pueden equivocar, pero tienen la posibilidad de corregir y enmendar el camino.

Las instituciones y los procedimientos constitucional democráticos tienen la función no sólo de hacer fluida la expresión de los sentimientos de la nación sobre su propio destino, sino que impiden la concentración del poder político, económico y social en unos cuantos actores que a capricho unilateral definen lo que le conviene a la mayoría y fijan apriorísticamente una formulación concreta de un supuesto bien común o interés nacional en forma rígida.

La democracia permite que la definición del bien general se logre en forma colectiva, como producto de una búsqueda auténticamente comunitaria, a través del debate público, plural, tolerante, respetado y en igualdad de condiciones en una sociedad abierta, entre diversas opciones.

Cuando se cumplen estos requisitos florece naturalmente la auténtica unidad nacional –que no la mítica unicidad autoritaria–, los esfuerzos de toda la sociedad pueden organizarse con mejor disposición para el logro de objetivos comunes de progreso, equidad y distribución productiva de la riqueza.

Los procesos de consulta secundarios son los encuentros entre los múltiples grupos e intereses que existen en la sociedad para dialogar, contraponer e intercambiar propuestas y puentos de vista entre si y con la autoridad legitimamente constituida.

Estos mecanismos secundarios son necesarios y por tanto exigibles, pero son complementarios a los procesos de consulta primaria. Sirven para afinar las lineas del mandato democrático general en áreas específicas, pero de ninguna manera pueden sustituirlo. Menos aún cuando algunas organizaciones intermedias no cumplen sus funciones, ya porque están controladas verticalmente por el poder, ya porque no son genuinamente representativas.

En este caso no hay sino una mera simulación de consultas y un claro intento de manipulación autoritaria.

De una u otra forma, culaquier supuesta auscultación desde arriba entre grupos, jamás podrá reemplazar lo que sólo la epresión de la voluntad popular puede dar desde abajo.

Señores invitados, amigos y compañeros de Acción Nacional:

Si nos atenemos a sus primeras verbalizaciones y a sus documentos iniciales, el proyecto gubernamental para el sexenio 88-94, que deberá ser presentado como Plan Nacional de Desarrollo en los próximos meses, descansa en la búsqueda de tres acuerdos nacionales.

  • Para la ampliación de la vida democrática.
  • Para la establilidad y el crecimiento económico.
  • Para el mejoramiento productivo del bienestar popular.

Los tres objetivos integrados podrían, en efecto, constituir un proyecto viable de modernización del país. Fieles a nuestro compromiso de seriedad y de oposición responsable admitimos esa posibilidad.

Sin embargo, consideramos que está presente el peligro de una falsa modernización, o una modernización retórica, sin correspondencia con los hechos. Y lo que es peor, que se intente hacer pasar por modernización a unas cuantas medidas efectistas, con el propósito de enmascarar la ausencia de verdadera voluntad política para establecer las bases de cambios estructurales reales. Desgraciadamente hay hechos que nos autorizan a pensar así.

El gobierno tiene el plazo perentorio de un año para despejar todas estas dudas. En 1989 deberá haber avanzado sustancialmente en esas tres líneas fundamentales. No tiene más tiempo, el pueblo no está dispuesto a otorgar una prórroga para un nuevo engaño.

La situación no admite términos medios.

  • La ampliación de la vida democrática deberá haber cristalizado en el primer semestre de 1989 en modificaciones constitucionales y leyes electorales justas, que posibiliten procesos electorales competitivos y limpios, como un primer paso para la transición a la democracia.

  • Al terminar 1989 la estabilización de la economía deberá haberse logrado con un abatimiento definitivo e incuestionable de la tasa de inflación, mediante el sanamiento de las finanzas públicas y la reducción del aparato estatal y paraestatal a su mínimo necesario.

  • El mejoramiento productivo del bienestar popular deberá haber discurrido a través de nuevos mecanismos que desechen los vicios de paternalismo controlista o de la dádiva clientelista. En su lugar deben estar funcionando esquemas alentadores de empleo productivo, remunerativo y permanente, la promoción de la micro, pequeña y mediana empresa, para lo cual será necesario desmontar el exceso de reglamentos, permisos y tributos que impiden el florecimiento de pequeñas unidades económicas de producción. Las zonas de pobreza extrema deberán haber sido atendidas con un plan de emergencia de asistencia solidaria efectiva y comprobable.

Las consideraciones antes expuestas sobre el proyecto gubernamental de modernización y la formación misma del Gabinete Altenativo, se inscriben dentro de la postura política que el partido dió a conocer el 16 de noviembre en su documento "Compromiso nacional para la legitimidad y la democracia", en el que se define que "la oposición democrática y responsable no es por si misma un obstáculo permanente frente a la acción gubernamental, sino que sus funciones tienen un alcance que rebasa los límites partidistas en la búsqueda del bien superior de México" y "exige al gobierno el inicio de un proceso de legitimación por ejercicio y la transición a la democracia plena, la discusión pública de los puntos de concentración y la búsqueda en el diálogo razonable y respetuoso las mejores soluciones para el pueblo de México".

Acorde con esta línea, el Gabinete Alternativo, será vigilante celoso de los avances o retrocesos en el proyecto gubernamental de modernización del país.

Demandamos el cumplimiento cabal de la palabra dada.

Y porque sabemos el proyecto gubernamental puede ser mejorado, nos disponemos a trabajar en la elaboración de propuestas concretas para llevar hasta sus últimas consecuencias el proceso que nosotros mismos contribuimos a crear.

Denunciaremos y frenaremos todo intento "gatopardista" de remodelación de lo viejo. El pueblo de México recibirá así, una prueba más de que Acción Nacional es la opción segura de democratización integral de la vida mexicana. Única via de modernidad auténtica, aceptable y posible para los mexicanos de hoy, del mañana.