enero 02, 2001

Las enseñanzas de Maquío

Pedro C. Baca
Contenido
Enero 2, 2001

El mayor desafió que enfrenta Vicente Fox es Henar las expectativas de un rebelde convertido en profeta.

Para desentrañar la filosofía básica del nuevo gobierno, algunos politólogos se han dado a la tarea de revisar los escritos y discursos de Manuel de Jesús Clouthier del Rincón (1934-1989), el político y empresario sinaloense iniciador de la "revolución sin odio ni violencia" que culminó este año con la derrota electoral del viejo régimen.

En 1988 Clouthier propuso reformas que parecían revolucionarias y, sin embargo, ya se han concretado, como garantizar la independencia de los organismos electorales, dejar en libertad a los agricultores para decidir qué hacer con su tierra y desestatizar la banca.

Muchas ideas del Maquío fueron adoptadas por Carlos Salinas de Gortari y esgrimidas como propias; y otras acabaron distorsionadas en beneficio de la familia presidencial y allegados, como sucedió con la adjudicación de bancos a notorios defraudadores.

Otras propuestas de Clouthier tuvieron que esperar una década para resurgir en los planes de Vicente Fox; y algunas eran tan atrevidas que ni Fox ha vuelto a mencionarlas. Conviene repasar las enseñanzas del precursor.

El milagro posible

"El cambio que deseamos requiere del esfuerzo de todo el pueblo", predicó Clouthier. "No puede ni debe ser tarea de un hombre solo ni de una organización política aislada. El desarrollo integral de la nación, basado en el trabajo y la honestidad en vez de la corrupción y la intriga, es factible aquí y ahora.

"Los milagros sí existen", agregó, "pero sólo se dan cuando ponemos nuestra parte. "El de arriba" siempre pone la suya. No es comprando billetes de lotería como nos convertiremos en una nación rica.

"Nos proponemos edificar un nuevo sistema político, que garantice la estabilidad, respete los derechos humanos y las libertades, afirme la democracia y abra cauce amplio a la participación de los ciudadanos. Se trata de una profunda reforma de la estructura del Estado, para establecer una nueva relación entre los ciudadanos y la autoridad, entre la sociedad y el poder."
Sus rasgos fundamentales son los siguientes:

  • Homologación de nuestras leyes con la Declaración Universal de los Derechos Humanos, sin "reservas" ni "interpretaciones" capciosas. 
  • Hacer de la Suprema Corte de Justicia de la Nación un verdadero tribunal de constitucionalidad. 
  • Garantizar el derecho de propiedad. 
  • Fortalecer el Poder Legislativo y la Contaduría Mayor de Hacienda. 
  • Crear la Defensoría del Ciudadano, dependiente de la Cámara de Diputados y no del Ejecutivo, para proteger los derechos de los gobernados ante la burocracia (el viejo régimen creó comisiones protectoras de los derechos humanos, pero subordinadas al Ejecutivo y privadas de verdadero poder). 
  • Vigorizar el Poder Judicial y garantizar su independencia del Ejecutivo. 
  • Hacer realidad el federalismo y el municipio libre. 
  • Lo más importante: incluir en la Carta Magna el referéndum, para someter directamente a decisión del pueblo aquellas reformas vitales que la politiquería e intereses de facciones pretendan bloquear; la iniciativa popular, para que la sociedad pueda proponer sus propias leyes; y el derecho de revocación, para que los electores puedan quitar de sus puestos a los mandatarios y representantes que traicionen su mandato. PAN y PRD han prometido reiteradamente introducir estas radicales reformas, pero aún no se atreven a hacerlo. 

El nuevo rol del Estado

"Entendemos que el trabajo productivo es algo más que ocuparse para ganar un salario", sostuvo Clouthier. "El objetivo del trabajo es permitir la realización de las personas, conferirles plena dignidad y facilitarles "bien-estar", sin el cual no es posible el "bien-ser". Por eso el objetivo vertebral de todo plan de desarrollo debe ser la creación de empleos productivos y justamente remunerados.

"Para ello hay que abatir totalmente la inflación; sanear y equilibrar las finanzas públicas; reducir el aparato estatal (cerrar Secretarías prescindibles y compactar otras); y liquidar las empresas parestatales. Erradicar toda forma de estatismo, que es la pretensión del Estado de asumir los papeles que corresponden al individuo: como si el director de orquesta quisiera tocar él mismo todos los instrumentos, cuando su labor es cordinar y lograr el mejor rendimiento orquestal.

"Hay que redefinir el papel del Estado en la economía: debe ser rector y actor subsidiario, sin tratar de acaparar el rol protagónico. Los particulares podrán participar en la generación de energía eléctrica, en la petroquímica secundaria y en el sistema de banca y crédito regionalizado que debemos promover.

"El Banco de México debe ser totalmente independiente del gobierno.

"La deuda externa debe ser depurada para no cargarla a la miseria del pueblo. Se debe confiscar los bienes de los funcionarios que comprobadamente hubiesen hecho mal uso de créditos externos. No se pagarán los débitos en los que se descubra colusión del acreedor con los funcionarios que contrajeron la deuda ni los adeudos contratados en violación de la Constitución."

Dejar de llorar

Sin embargo, Clouthier no reclamaba una cacería de brujas y ratas, sino "dejar de llorar al México que se frustró, para invertir esa energía en construir el México que debe ser y que sí puede ser por sus recursos, su posición geográfica y la capacidad creativa de su gente. El cambio que necesitamos no se refiere a instaurar un gobierno que nos resuelva la vida, sino contar con autoridades que nos faciliten el resolver nosotros mismos nuestras vidas."

Era realista: "Sabemos que cualquier remedio que se busque para acabar de tajo con la corrupción será casi imposible de aplicar debido a lo enraizado y generalizado que está el mal. Cuando se regula en exceso y el costo del cumplimiento legal es muy alto, un gran sector de la población busca evadir la ley estimulando la corrupción de los encargados de aplicarla, sobre todo si las disposiciones legales dejan a las autoridades un ancho margen de discrecionalidad en su aplicación. La simplificación administrativa es un paso indispensable para desestimular a los corruptos."

"La función de la riqueza consiste en usarla, no en el despilfarro o el hedonismo, sino en crear fuentes de trabajo, promover a la persona humana" desarrollar más y mejor tecnología y buscar el mejoramiento de todos los integrantes de esa comunidad de vida y trabajo que es la empresa.

"Abriremos amplísimamente a la participación de los particulares la inversión en infraestructura de todo tipo. Se eliminará toda traba burocrática o política a la creación de fuentes de trabajo y a la exportación de productos mexicanos."

Bajar el IVA

"La política fiscal debe abandonar la voracidad recaudatoria y orientarse a incentivar la creación de empleos. El IVA debe reducirse al 6% y el Impuesto Sobre la Renta, convertirse en principal fuente de ingresos del gobierno. Debe acabar la multitud de impuestos indirectos y derechos que ahora se cobran por bienes y servicios gubernamentales de muy dudosa utilidad.
"Deben quedar exentas de impuestos las utilidades que se reinviertan y gravarse solamente aquellas de que el causante disponga para sí mismo. Se deben establecer las condiciones para que la pequeña empresa se convierta en mediana y la mediana, en grande. Debe darse tanta libertad como sea posible y sólo ejercer tanta autoridad cuanta sea imprescindible: tiene que haber tanta sociedad cuanto sea posible y tanto Estado como sea inevitable.

"Otro objetivo prioritario para detonar un desarrollo económico sano, es elevar la productividad en el campo. Hay que promover las organizaciones de productores para evitar intermediarios y reorganizar o liquidar las agencias gubernamentales involucradas en el campo. El criterio de su actividad será de apoyo y promoción a los productores y nunca el de control político.

"¿Saben qué digo a los campesinos? Ustedes quieren a la tierra como quieren a su mujer: ¿Y qué se hace con la mujer para que florezca? Se le cuida, se le acaricia, se le fecunda, se le ama. Por eso ustedes quieren que la tierra sea suya de verdad y no prestada. Para quererla...

"Hay que realizar proyectos y ejecutar obras, no para o por los campesinos, sino con ellos, como único medio de dignificación y liberación de los hombres del campo.

"La educación que se imparte en México desprecia los valores de la vida campesina. Cuando el hijo de un ejidatario se educa, inmediatamente piensa en abandonar el agro. Cuando se quiere castigar a un maestro, se le envía a una escuela rural. Cuando los obispos quieren castigar a un sacerdote, lo mandan al campo.

Desterrar la beatería

"No puede darse el bienestar y el bien-ser de las personas individuales, si no existe el bien comunitario, la justicia social y la igualdad de oportunidades. Para avanzar sustancialmente en este propósito elaboramos el Plan para la Reorganización del Sistema Educativo Nacional, con los siguientes puntos fundamentales:

  • Desechar el concepto de monopolio educativo estatal y adoptar el de "comunidad educadora", formada por padres de familia, maestros, técnicos y alumnos. Este nuevo concepto de comunidad educadora deberá reflejarse en la composición de la SEP y todas sus dependencias. 
  • El sistema de escuelas oficiales se reorganizará para respetar el derecho preferente de los padres de familia a educar a sus hijos. 
  • Se mantendrá el libro de texto gratuito. No será único ni obligatorio. Al efecto se abrirán todas las posibilidades para que la Comisión de Libros de Texto actúe de acuerdo con el pluralismo cultural de la nación, que exige pluralismo educativo. 
  • Se impulsará la participación de particulares en la tarea educativa.

"El hombre es un ser eminentemente religioso. Haciendo a un lado los sectarismos de una parte y de otra, hay que entender que el objetivo de toda actividad religiosa es, o debe ser, la común unión: es decir, formar comunidad. éste es el objetivo de la religión y no la beatería, una neurosis ensordecedora que no permite escuchar los gritos de los demás humanos que tienen hambre y sed de justicia.

El verdadero liderazgo

"Nadie tiene la brújula de la historia ni el monopolio de la verdad. El diálogo da a las ideas y sentimientos del interlocutor la misma importancia que a los nuestros. El diálogo siempre debe darse entre iguales, porque nuestra dignidad personal (la de todos) así lo exige, sin prepotencia alguna y mirándonos de frente."

"El término autoridad es sinónimo de servicio y el mando sólo deben tenerlo aquellos que estén dispuestos a predicar con el ejemplo, ser congruentes entre lo que dicen y lo que hacen y desterrar todo vestigio de autoritarismo.

"La autoridad se obtiene de varias maneras, incluso ilegales, como en el caso del fraude electoral, pero esa autoridad espuria no es comparable a la autoridad moral que da el liderazgo obtenido mediante la congruencia personal entre lo que se dice y lo que se hace. Sólo la autoridad con legitimidad moral está vacunada contra las presiones de los grupos de interés.

"En esta batalla tenemos que luchar contra 2 clases de hombres, los que pisan y los que se dejan pisar. La lucha no es para que tú creas en mí y en mis sueños, sino para que tú creas en ti y en tus sueños y luches por ellos, aun contra mí, mi autoridad y mis sueños."