octubre 01, 2002

XIII Aniversario Luctuoso del Ing. Manuel J. Clouthier del Rincón

Octubre 1,2002

Versión estenográfica de las palabras del Presidente Vicente Fox Quesada durante el XIII Aniversario Luctuoso del Ing. Manuel J. Clouthier del Rincón, que esta mañana encabezó en Av. Insurgentes Sur, Esq. con calzada Vito Alessio Robles, colonia Florida de esta ciudad.


Buenos días, buenos días.

Pues como todos los años, nuevamente aquí estamos presentes en los actos de conmemoración al gran hombre, a un gran hombre de México.

En estos momentos también en distintos lugares de la República Mexicana están ciudadanos recordando a Manuel Clouthier, al "Maquío", particularmente allá en Sinaloa, en Culiacán, donde mandamos un saludo afectuoso a todo aquel pueblo, a toda aquella ciudadanía que fue cuna, que fue inspiración, que fue motivo de mucha política de Manuel Clouthier.

Recordamos aquí al hombre, recuerdo yo personalmente al que he llamado mi padrino político. Aquella última semana de su vida me tocó el privilegio de estar juntos durante toda la semana pasando largas horas de plática y reflexión sobre nuestro país, sobre la lucha política, sobre la tarea para construir en México una verdadera democracia.

Y así recorrimos en campaña poblaciones del estado de Michoacán, para despedirnos finalmente en Sahuayo, de donde él salió --ahora lo sabemos-- hacia su destino, salió hacia Culiacán donde posteriormente enfrentaría la muerte allá en su propio estado, en su propia casa; pero para esto ya había sacudido a México entero, ya nos había dado muestras amplias de su coraje, de su fortaleza, de su pasión por México, de su pasión por servir a los demás y, sin duda, provocó grandes cambios en nuestro país: energizó la lucha democrática, nos inspiró a la ciudadanía a la participación política, nos llenó de amor y de cariño hacia nuestro querido México y nos dio las ideas que él difundió y apoyó para hacer exitosa esa lucha.

Así despertó el Partido Acción Nacional y recobró una nueva energía para seguir adelante con su brega de eternidad, para organizarse más a nivel nacional, para integrar toda esta fuerza ciudadana a sumarla a sus filas y para dar las grandes batallas por México.

Y de igual manera despertó a México entero, despertó a cada ciudadano hacia el sentido de responsabilidad con nuestra patria, a entender que México no es propiedad de nadie, que México es la casa, es el hogar amplio de todos y cada uno de los mexicanos y las mexicanas y así, el país entero entró a esta lucha por la democracia, por el cambio político en nuestro país.

Sueños, ideales y metas del "Maquío" que finalmente cristalizaron. A partir de su lucha no hubo un solo paso atrás. Día a día más y más avance en esta lucha por la democracia en nuestro país.

Hoy el "Maquío" puede estar satisfecho, sobre todo en aquellas ideas que fueron centrales en su pensamiento, en aquellos propósitos que tenía para México.

Recuerdo muy bien en nuestras pláticas su compromiso con el campo mexicano, la idea de modernizarlo, de transformarlo, de convertir a cada productor y a cada explotación agropecuaria en una verdadera empresa, en el más amplio y positivo de los sentidos, y esta tarea se está llevando a cabo en nuestro país. Hay una transformación radical hacia la productividad, hacia lograr que en nuestro país la agricultura se convierta en una actividad rentable, una actividad rentable que permita ingresos dignos a cada familia en el campo.

Hay una gran cruzada por el conocimiento, el entrenamiento, la capacitación, la tecnología llevada hasta el último rincón del campo mexicano, y empezamos a ver ya los resultados con las soluciones que se están dando a la industria azucarera, a la industria cafetalera, a la piña, a los granos en nuestro país, al ramo pecuario del campo mexicano. Las transformaciones se están dando.

Y recuerdo bien cómo el "Maquío" se enardecía ante cualquier acto de corrupción. Fue un hombre no sólo honesto, ético, de una alta calidad moral, sino una persona que verdaderamente vomitaba todo acto de corrupción que estuviera cerca y luchó incansablemente por la honestidad, por la transparencia, por la rendición de cuentas.

Hoy en México, en el Gobierno Federal, hemos jurado un código de ética todos y cada uno de los funcionarios públicos.

Hoy el Gobierno Federal da una lucha frontal en contra de la corrupción y por la transparencia.

Hoy tenemos una ley de acceso a la información pública, que hace apenas un par de años era impensable.

Donde es obligación jurídica del Gobierno informar absolutamente de toda cuanta información esté en sus manos o esté dentro de las oficinas del Gobierno Federal. Este es un acto y es una ley de gran trascendencia para el país.

Estoy seguro de que el "Maquío" verá con satisfacción estos cambios profundos que se están dando en México.

Y ya lo señalaba Luege, la idea de organizarnos, la idea de planear, la idea de ser eficaces en nuestras tareas de Gobierno. Un ejemplo claro es Yucatán. Estamos organizados a ir, no sólo Gobierno Federal, gobierno estatal y gobiernos municipales, estamos organizados para enfrentar la tragedia con la sociedad civil, con las organizaciones no gubernamentales y son cientos y cientos de toneladas de víveres, de cobijas, de despensas y de otros elementos que son urgentemente requeridos en Yucatán, los que ya están llegando a aquel estado desde hace varios días.

Hay un puente aéreo moviendo toneladas y toneladas de mercancía, hay un puente marítimo moviendo toneladas y toneladas de mercancía, hay un puente ferroviario llevando en un solo tiraje más de 250 toneladas de alimento.

Estemos, pues, organizados y al lado de nuestras hermanas y hermanos de Yucatán, de Campeche y de las otras comunidades que han sufrido las contingencias de esta casi catástrofe que señalaría yo.

Por lo demás, pues el "Maquío" aquí está más vivo que nunca, más listo para trabajar por México que cualquier otra persona que lo estamos haciendo en este país.

Para mí, en lo personal, --y con esto termino-- señalar que fue inspiración para mi participación en el servicio a los demás y en la tarea política, es inspiración hoy para gobernar y estoy seguro de que seguirá siendo inspiración para enfrentar los retos del siglo XXI como país.

A ustedes, qué bueno que están aquí presentes, que recordemos juntos al gran "Maquío", al inolvidable "Maquío". Muchas gracias y que Dios los bendiga.

septiembre 30, 2002

Rescata PAN ideales de Clouthier

Ernesto Nuñez
Grupo Reforma

Reconoce aportación de neopanistas para el éxito electoral en el libro "La Fuerza de un Ideal" y el video "Soldado de la Democracia"


Ciudad de México (30 septiembre 2002).- Trece años después de la muerte de Manuel J. Clouthier, el PAN recopiló su biografía política en un libro en el que se reconoce la aportación de los llamados neopanistas para el éxito de este partido.

El estilo político de "el Maquío", desenfadado, fresco, directo e informal; su manera de irrumpir en el panismo doctrinario, -que recuerdan al fenómeno Fox del año 1999- son reconocidos en el libro como una transformación indispensable para el éxito electoral del PAN.

Por primera vez en un texto oficial de este partido, se reconoce la victoria de los llamados neopanistas o "bárbaros del norte" sobre los doctrinarios.

Se describe como un fenómeno positivo para el PAN la manera en que "Maquío" encaró al ex presidente del partido, Pablo Emilio Madero, cuando éste trató de detener las "estridentes" protestas de los entonces candidatos a las gubernaturas de Sinaloa, Chihuahua y Durango, Manuel J. Clouthier, Francisco Barrio y Rodolfo Elizondo, respectivamente.

Se narra cómo los neopanistas lograron en febrero de 1987 impulsar hasta la presidencia del partido a Luis Héctor Álvarez, un viejo panista que coincidía con su idea de romper con el estilo testimonial de hacer campaña.

Empresario, neopanista, bárbaro del norte, Clouthier fue uno de los principales protagonistas de la transformación radical que sufrió el panismo en los años 80.

Ex presidente de la Coparmex y del Consejo Coordinador Empresarial, "el Maquío" encarnó el fenómeno que permitió la aparición y crecimiento entre las filas de este partido de personajes como Vicente Fox, Francisco Barrio, Ernesto Ruffo, Rodolfo Elizondo y Fernando Canales.

El libro "La Fuerza de un Ideal", junto con el video "soldado de la democracia", -que se presentarán el martes, en el 13 aniversario luctuoso de "el Maquío"- recogen testimonios de panistas que entre 1987 y 1989 optaron por seguirlo, rompiendo con los esquemas del panismo formal representados por Jesús González Scmall, Pablo Emilio Madero, Jorge Eugenio Ortiz Gallegos, José González Torres y Bernardo Bátiz entre otros.

Esos personajes conocidos entonces como los doctrinarios están hoy en su mayoría fuera de las filas de Acción Nacional; quienes apoyaron la candidatura de Clouthier ocupan las principales carteras del partido y los cargos públicos.

El libro, creado por un consejo de panistas con la investigación y redacción de Javier Bañuelos, describe así este fenómeno: "En su gran mayoría, estos nuevos panistas manejaban un discurso más agresivo frente al régimen y le dieron otra tónica a la forma de hacer campaña y a la manera de exigir el respeto al voto.

"Varios de ellos se volvieron líderes del panismo en sus localidades y llegaron incluso a ocupar puestos de representación popular, especialmente en los estados del norte del país.

"Esta tendencia", señala, "despertó preocupaciones en las esferas del poder político y comenzó a difundirse una campaña que pretendía descalificar el genuino interés democrático de estos empresarios que finalmente habían asumido su responsabilidad social a través del trabajo partidario.

"Se les bautizó en los medios como neopanistas y se les acusó de querer convertir al PAN en un simple instrumento de presión útil para proteger sus intereses personales".

A la larga, el ejemplo más exitoso de este tipo de panistas es Vicente Fox, quien reconoce que en 1987 recibió una llamada de Clouthier diciéndole: "Vicente, tú siempre te quejas de que las cosas están muy mal en el país, pero no has hecho nada por cambiarlas, por eso debes sumarte a la lucha política del PAN".

Fox fue una de las últimas personas que hizo política con "Maquío". A finales de septiembre de 1989, siendo ya diputado federal, lo acompañó a una gira por Michoacán, tres días antes de su muerte en un accidente carretero.

La influencia de "Maquío" sobre el Presidente quedó patente el 2 de julio del 2000, cuando Fox llegó hasta la columna del Ángel de la Independencia con su triunfo electoral ya reconocido por el PRI y el Gobierno.

Ante miles de panistas congregados allí pronunció un reconocimiento a quien lo invitó a la política: "Qué gusto estar aquí en este Ángel de la Independencia, testigo de muchas luchas de México y especialmente de Acción Nacional. Aquí estuvo en huelga de hambre Manuel J. Clouthier, 'el Maquío'".

Fox se refirió a una huelga de hambre que hizo "Maquío" entre el 15 y el 22 de diciembre de 1988, en la que demandó al recién iniciado Gobierno de Carlos Salinas que arrancara los trabajos para una reforma electoral tendiente a evitar un fraude como el ocurrido el 6 de julio de ese mismo año.

Esa huelga y la conformación de un gabinete alternativo, creado para ser la sombra de Salinas y dejado de lado a la muerte de Clouthier, fueron los hechos más significativos de la protesta blanquiazul por el fraude de ese año.

En el gabinete de "Maquío" figuraban muchos de los que hoy son líderes del partido: Diego Fernández, política interior; Jesús González Scmall, política exterior; Fernando Canales Clariond, infraestructura, servicios y empresas paraestatales; Francisco Villarreal Torres, derechos humanos; Rogelio Sada Zambrano, política económica; Vicente Fox, política agropecuaria; Carlos Castillo, política educativa; María Elena Álvarez, política social; Moisés Canales, salud; Luis Felipe Bravo, secretario técnico.

-----------------------

Duro crítico

* Nació el 13 de junio de 1934, en Culiacán, Sinaloa.

* Estudió Ingeniería Agrónoma en el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey.

* Se casó con Leticia Carrillo, con quien procreó 10 hijos.

* Fue presidente fundador del Comité Coordinador Empresarial de Sinaloa.

* En 1978 asumió la presidencia de la Coparmex.

* En 1982, cuando ocurrió la expropiación de la banca, era presidente del CCE, cuestionó duramente la expropiación.

* Creó la asociación México en Libertad, que no contó con la simpatía del Presidente, Miguel de la Madrid.

* En 1983 regresó a Culiacán, después de terminar su periodo en el CCE.

* En octubre de 1984 se afilió al PAN.

* En 1986 fue candidato a Gobernador de Sinaloa; realizó notorias protestas por el fraude con el que llegó Francisco Labastida a la gubernatura.

* En 1987 derrota a Jesús González Schmall en la convención panista y es electo candidato presidencial.

* En 1988 se presentó como candidato a las elecciones del 6 de julio, e inicia protestas con el Frente Democrático Nacional por el fraude que llevó a Carlos Salinas a la Presidencia.

* En diciembre de 88 realiza una huelga de hambre.

* El 23 de febrero de 1989, crea con el CEN del PAN el gabinete alternativo.

* El 1° de octubre de 1989 murió en un accidente automovilístico en la carretera México-Nogales.

septiembre 29, 2002

marzo 09, 2002

Bravo Mena con Clouthier

Guillermo Zamora
Marzo 9, 2002
Proceso

En febrero de 1988, al término de lo que el Partido Acción Nacional (PAN) llamó la primera etapa (Michoacán, Guanajuato y Querétaro), de la campaña de su candidato a la Presidencia, Manuel J. Clouthier, un balance inicial indicaba:

Visitó diez ciudades del centro de la República, en quince días, reunió en total a unas 120,000 personas en diferentes mítines, reuniones con empresarios, estudiantes de escuelas particulares, mujeres de capas medias; también se reunió con campesinos y artesanos (Abasolo) y miles de radioescuchas oyeron, preguntaron algunos hasta se entusiasmaron con Maquío.

Clouthier calificó la primera etapa de su gira como "triunfal batalla por la información". Asimismo, dejó constancia de la seguridad que debía de obtener un triunfo sobre el PRI y sus demás oponentes.

Empero, puntualizó que no estaba dispuesto a permitir que se violara lo que llamó "las ya deterioradas reglas del juego" y esgrimió como su mejor arma "la desobediencia civil". La seguridad de Clouthier en la victoria en las elecciones de julio de 1988 se basó en el análisis que realizó Luis Felipe Bravo Mena, considerado por los panistas como un de sus ideólogos más prestigiado y quien renunció a principios de enero, a la Confederación Patronal de la República Mexicana, para sumarse al estado mayor cloutheriano, como máximo asesor político.

Bravo Mena, de 35 años de edad, quien también fue analista de política nacional del Consejo Coordinador Empresarial, fue entrevistado en febrero de 1988 a bordo del "Aguafiestas", mientras recorría los caminos de Guanajuato.

Para el ideólogo panista, la estrategia general sobre la que se inspiraba la campaña era que el país había entrado en unos de esos procesos típicos de cambio histórico, de término de una época. "Así lo sentimos porque, entre otras cosas, se advierte un estado de ánimo que en un tiempo todo el mundo compartió, en que los valores estructurales e instituciones fueron consideradas intocables e incluso míticas, como la Presidencia y el propio modelo de estabilidad política con el que México ha funcionado en los últimos 60 años".

Bravo Mena, quien milita desde 1969 en el PAN, sostuvo que el país había empezado a cuestionar muchas cosas que anteriormente eran sagradas. "Todo esto nos habla de que segmentos importantes de la población demandan ya nuevas fórmulas de relaciones y un esquema diferente en el país".

Señaló que en las dos semanas de la primera etapa, "la demanda de cambio" se reflejó claramente en la movilización de la población. "Este es un indicador de que nuestra hipótesis estratégica para la campaña es acertada".

Argumentó que esta primera etapa dejó ver que las alternativa panista es "precisamente hacia donde se quiere el cambio". Admitió que quizás todavía la gente no contaba con la necesaria claridad sobre la plataforma y la doctrina de Acción Nacional; "empero, se identifica con un bloque genérico de ideas, que ciertamente no son la línea que ofrecen las otras opciones políticas".

Al hacer un análisis del sector empresarial, dijo advertir tres grandes segmentos, que se daban en todas las organizaciones. "Es horizontal, no por estancos". El primer segmento, que lo denominó como oligárquico, "está casado con la suerte del sistema político. Es un sector que va a seguir el destino del sistema". Se trata de capitales muy fuertes hechos durante la época del alemanismo, y señaló a Carlos Hank González, a Emilio Azcárraga y a Eloy Ballina, entre otros.

A un segundo segmento lo llamó "desarrollista". Dijo que se trataba de hombres que se habían hecho por su esfuerzo, "sin embargo, se acomodaron a las condiciones creadas por el propio sistema, al modelo de desarrollo cerrado, autárquico, protegido. Se acomodaron a esas condiciones de privilegio, de mercado interno cautivo, de permisos, etcétera, pero no se puede negar que ellos pusieron parte de su esfuerzo, de su creatividad". Como ejemplo de este segmento dió a Agustín Legorreta.

A un tercer segmento lo denominó "libre" y explica que es aquél que está formado con esfuerzo, creatividad, "que quizás en algún momento aprovechó las condiciones del modelo de desarrollo cerrado y protegido, pero finalmente es el que ha entendido que tal como van la situación y el sistema político, el país no tiene salida".

"Entonces, el ´libre´ es el segmento del sector empresarial que tiene la convicción de que para empezar a sacar al país de problemas, se necesita comenzar por cambiar el sistema político. Y de allí definen una opción política, partidista". El segmento libre, dijo Bravo Mena, está encarnado en personalidades como las del propio Manuel J. Clouthier y Juan Sánchez Navarro.

"La vida del sector empresarial oscila mucho entre el liderazgo de los oligárquicos y el de los libres. En la medida en que la situación del país empieza a tener cierta perspectiva de solución, cierta luz en el túnel, el sector desarrollista tiende a cargarse hacia donde va el sector oligárquico, que siempre está a favor del sistema. En la medida en que la situación se descompone, el sector desarrollista, que es el mayoritario, tiende a cargarse hacia el segmento libre".

Reconoció que los planteamientos de Acción Nacional son derechistas. Sin embargo, puntualizo: "Podemos hablar con mayor precisión de que somos de derecha, pero una nueva derecha".

Al pedirle que defina la vieja y nueva derecha en México, indico: "La vieja derecha estaba muy recargada en valores religiosos. No quiere decir que ahora no estén presentes, pero ubicaba su discurso en ese tema, en las confrontaciones del siglo pasado, en las relaciones Iglesia-Estado, en el enfoque del 29, de la Cristiada.

"La nueva derecha no está puesta en estos términos. Otra diferencia es que la derecha tradicional era fundamentalmente anticomunista. No proponía. Tenía un análisis monotemático. Ahora nuestro discurso pretende ser propositivo. Quizás debamos clarificarlo más.

"Estamos usando el discurso político de la doctrina del partido, la que a su vez procede de las tesis del socialcristianismo, de liberal anti-reeleccionismo de la Revolución". Aceptó que en su partido existe un abanico de matices al respecto.

Explicó que parte de la campaña tenía como objetivo reforzar ese discurso. Aun cuando admitió "el anticomunismo en Acción Nacional sin duda es válido, pero ya no es el tema central. No es anti desde el momento en que ya somos pro. Ahora decimos, esto es lo nuestro y si no compagina con las otras ofertas, eso ya es una decisión de la ciudadanía".

No tuvo reparos en aceptar que, efectivamente, se veía con mucha claridad que es entre las clases media y media alta en donde surtía efecto el discurso panista, "aun cuando creemos que nuestra alternativa no está negada definitivamente para clases más desprotegidas".

Bravo Mena agregó que no hay que confundir el neopanismo con la nueva derecha, pues en el primero se intenta identificar el reciente ingreso al partido de cierto tipo de personajes, sobre todo empresarios.

Bravo Mena consideró que su partido no era una opción capitalista. "Somos una tercera opción, que desde hace tiempo definimos como 'solidarismo' y nos identificamos con el régimen de la República Federal Alemana, que se acerca bastante a nuestro ideal. Nuestro modelo de nación es de economía social de mercado".

(Proceso No. 0587 / 1 de febrero de 1988)