diciembre 22, 2008

Entrevista con Pedro Ferriz de Con

Pedro Ferriz de Con
Stereo Rey













diciembre 16, 2008

Ayuno en tiempos de Navidad

Manuel J. Clouthier
El Universal

El jueves 22 de diciembre a las 21:00 horas terminé mi ayuno que inicié el 15 del mismo mes a mediodía. Fueron 177 horas que me mantuve a pura agua con sales de potasio. El motivo fundamental fue lograr:

– Que se iniciara en el presente periodo ordinario de sesiones del Congreso la Reforma Electoral y se convocara a un periodo exraordinario si fuera preciso.

– Solidarizarme con los pueblos de Jalisco, Guanajuato, San Luis Potosí y Zacatecas, que tres días después que Salinas en su discurso inaugural anunció transparencia en las elecciones, éstas resultaron gansteriles.

La experiencia que viví en estos días es innarrable en mucho sentidos, pero a riesgo de hacer una mezcla (collage) de lo que aconteció, voy a intentar transmitirles esta vivencia que tuve y que clasifico como una de las más interesantes de mi vida.

El día 17 de diciembre recibí por medio del capitán de Policia una carta de Javier García Paniagua, secretario general de Protección y vialidad, quien me ofreció personal médico (una ambulancia) para que estuviera checando mis signos vitales durante el ayuno. Le agradecí su diligencia contestándole que ya tenía yo quien me estaba haciendo el favor de revisarme. De todas maneras la ambulancia permaneció durante los siete días de ayuno, pero no fue inútil. Al amanecer del quinto día, la señora Hernández de Nieves dio a luz una niñita auxiliada por el personal de la ambulancia. El señor Nieves me visitó esa tarde para comunicarme que la bebita sería bautizada con mi nombre.

Hice la anterior narración porque no sólo fue una niñita lo que nació en el Ángel de la Independencia en estos siete días.

El secretario de Gobernación anunció que en el mes de enero se iniciarían las consultas populares sobre las leyes electorales en la Comisión Federal Electoral (la autora de los fraudes), y en junio el Congreso discutiría para sacar una nueva ley.

El anterior anuncio cumplía en gran parte, con la exigencia de mi ayuno, pero no lo quise levantar porque en su visita de solidaridad Cuauhtémoc Cárdenas y yo acordamos hacer una declaración conjunta pidiendo que fuese la Cámara de Diputados (la que hace las leyes) la que convocara a la consulta y, pienso yo, debe empezar a asumir cada vez más su papel de balanceadora del enorme poder del Ejecutivo. Este objetivo fue logrado y el día 22, cinco partidos políticos de oposición hicieron una proposición en el Pleno de la Cámara para que: "La Cámara convoque a sesiones públicas a los partidos y asociaciones políticas; a grupos ciudadanos representativos y académicos para que opinen y expongan sus propuestas en torno a este vital asunto". "Por decoro y dignidad del Poder Legislativo hemos de reinvindicar para él, el impotantísimo lugar de la Constitución que atribuye".

San Lázaro (así se llama el Palacio Legislativo), al igual que el personaje bíblico resucita y asume su responsabilidad de ser el que hace las leyes y vigila las acciones del Presidente. Entre paréntesis, al día siguiente de haber reclamado su lugar en la elaboracíon de la Ley Electoral la Cámara de Diputados, por primera vez en la historia del país, acatando el artículo de la Constitución, que le faculta, para ello le puso una limitante al endeudamiento del país al ordenarle al Presidente que no contraiga adeuda alguno que supere 3,500 millones de dólares sin previa consulta a la Cámara.

Con estos dos limitantes que se han dado al poder absoluto del Presidente del país, ha iniciado un enorme avance hacia la democracia, que mucho requiere del balanceo del poder.

Pero regresemos al Ángel de la Independencia y permítanme decirles que me visitaron la inmensa mayoría de los representantes de todos los partidos de oposición (Cárdenas, Rincón Gallardo –PMS– Rosasrio Ibarra –PRT– Luis Sánchez Aguilar –PSD– y González Torres de los verdes ecologistas). también fueron a solidarizarse más de 75 diputados, de los cuales 5 no eran panistas.

Múltiples burócratas de las diversas secretarías, así como de la Comisión Federal Electoral (CFE), estuvieron para manifestar sus deseos de que las cosas cambien. Algunos líderes obreros que el sistema ha relegado, así como una inmensidad de campesinos y trabajadores desfilaron por esta tiendita en que viví los siete días. Intelectuales varios fueron a visitarme, así como 6 expresidentes de Organizaciones Empresariales, estuvieron presentes. La Prensa Internacional nos dio una cobertura inusitada, Televisión de Francia, España y Estados Unidos, así como la Radio de Alemania, Chile, Japón e incluso Radio Caracol de Colombia me entrevistó en vivo por medio del teléfono de mi carro. La Asociated Press (AP) un United Press (IP), así como la Opinión de Los Ángeles, California y los periódicos de El Paso Texas me entrevistaron. El mundo entero se enteró, una vez que en México el Gobierno sigue pretendiendo negarle los derechos humanos a los mexicanos y no permitiéndoles elegir a sus gobernantes. Sin embargo, la batalla que libramos fue sólo una base, todavía tenemos que estar vigilantes del proceso de la elaboración de la ley, para que ésta incluya los siguientes puntos:

– Padrón Electoral confiable. Según estudio de la Universidad Nacional, este está falseado entre el 25 al 30%. Recordemos que en el pasado 6 de julio había 75 personas registradas en la casa del regente Aguirre Velázquez.

– Vigilancia del Proceso electoral a manos del pueblo por medio de los partidos políticos.

– Elevar a Garantía Constitucional los derechos ciudadanos para que éstos puedan defenderse cuando sus votos sean violados (derecho de amparo).

– Integración imparcial de los organismos electorales. La insaculación (integración por sorteo) debe ser la forma de integrar los directivos de las casillas.

– Castigo ejemplar a los delincuentes electorales. Por casi 60 años que el gobierno viene haciendo fraudes electorales no ha habido una persona que se castigue.

Estas son algunas de las cosas que debe incluir la próxima ley electoral para facilitar el tránsito sin odio y sin violencia hacia la democracia. Todos somos responsables en ponernos de acuerdo para que esto acontezca.

Concluyo este artículo agradeciendo a todos los mexicanos que se solidarizaron con nuestra causa e hicieron posible que este trascendente cambio se iniciara y de paso yo pudiera regresar con mi familia a disfrutar la cena navideña.

QUE LA PAZ REINE EN EL HOGAR DE TODOS EL RESTO DE SU VIDA, LES DESEO DE TODO CORAZÓN

diciembre 03, 2008

Busto realizado para la familia Clouthier por el escultor Roberto Ledesma





Autor: Roberto Ledesma

Nacido en la Ciudad de México el 2 de febrero de 1977

El Escultor Roberto Ledesma formó su tendencia artística desde muy temprana edad, siendo notable su inquietud hacia las artes, su madre, la Doctora Estela Avila lo inscribió a una de las escuelas de iniciación artística del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), a los 14 años de edad, en donde comenzó a aprender a modelar en barro y en madera.

Debido a su espíritu inquieto, Roberto Ledesma se aventuró a vender pequeñas obras entre sus conocidos con gran éxito, por lo que no pasó mucho tiempo en que lograra colocar sus obras tras las vitrinas de las galerías de arte comerciales, paso que le abrió las puertas para dar a conocer su Obra al público

País: México
Año: 2008
Tipo de obra: Escultura

1988 – 1989, Triunfos, fracasos y retos

Manuel J. Clouthier
El Universal
(No tengo la fecha)

Cuando a principios de 1982 fui a ver a López Portillo para pedirle congruencia en la política post devaluatoria me lo encontré mucho más preocupado por dejar sucesor, que por la crisis que se avecinaba. Me anunció un aumento salarial que nos llevaría a una hiper inflación, pero su objetivo era calmar a Fidel y Jonjitud. Le dije, en aquella ocasión: “Entonces entre empinar al país económicamente o abrirlo políticamente se va a optar por lo primero, sin darse cuenta que lo segundo tendrá que venir”. Me dijo que era una decisión tomada y después de Semana Santa me convocó sólo para presumir que había tenido razón.

La verdad es que 1988, seis años después se comprueba que yo tenía la razón y el país se está abriendo como ostión a la pluralidad política.

–A pesar de todas las trabas y dificultades que el sistema le puso al pueblo en el camino, éste salió a votar en múltiples partes y además se hizo respetar.

–Sepultamos en este año al unipartidismo (jamás volverá a haber un solo partido en México) y el corporativismo tipo fascista de las centrales obreras y líderes campesinos fue diezmado. Gamboa Pascoe, Venus Rey, Romo y Caballero (en Monterrey) fueron ostensiblemente derrotados.

–El presidencialismo también sufrió. La nueva Ley Electoral no sólo será objeto de consulta popular, por medio de la Secretaría de Gobernación, sino que el legislativo hará otro tanto. El Presidente ya no puede cambiar la Constitución a su antojo porque necesita dos tercios de la Cámara y no los tiene. Recientemente San Lázaro (los diputados) pusieron una limitante al endeudamiento externo que generalmente a promovido el Presidente.

–Los medios de comunicación controlados y autocontrolados, sufrieron una gran derrota, la gente dejó de comprar o leer a los periódicos, radio o TV que no dicen la verdad. Aquellos que permanecieron ecuánimes ganaron mucho.

–Los intelectuales del país (la mayoría) volvieron a salir y dar la cara para exigir que cese el presidencialismo, se respeten las elecciones y se defiendan los derechos humanos, además a nivel internacional, algunos del país y el extranjero le exigieron al dictador Fidel Castro que hiciera lo que hizo su homólogo Pinochet en Chile y llamara a un referéndum para ver qué quiere el pueblo.

–Óscar Arias en Costa Rica conjuntamente con otros países, propone Esquipulas II para iniciar el arreglo de los conflictos centroamericanos. Habrá necesidad que nuestro país y todo el mundo le exija a los comandantes sandinistas que cumplan lo que firmaron para no tener que seguir lamentando una dictadura más en Latinoamérica.

–El mundo socialista sufre una transformación. China y Rusia se empiezan a abrir a las libertades. Empezamos a conocer la perestroika.

–Las iglesias reclaman sus derechos humanos. Ya no podemos seguir viviendo en el siglo XIX y reciclarnos en un problema añejo. Iglesia y Gobierno deben estar separados para reconocer como adultos que uno y otro existen.

–En mi pequeño mundo (Sinaloa) le ganamos el amparo al Gobierno por anticonstitucional. La justicia federal falló a favor de los fincatenientes, se que esto no es de carácter nacional pero, qué caray, cuánto fuimos atacados por el gobernador del estado y presidente municipal así como por sus gatilleros de la pluma. Hoy se demuestra que se le puede ganar al Gobierno.

–Se integra una Cámara de Diputados plural con 239 diputados de oposición por 261 del PRI.

Todos estos casos y muchos más que escapan en mi memoria, son triunfos de los mexicanos que empiezan a asumir su papel de demandantes y ponen en su lugar a sus mandatarios. Por supuesto que falta mucho por hacer, pero el pueblo empieza a democratizarse y todo lo demás vendrá por añadidura aunque sea trabajosamente y requiriendo mucho esfuerzo.

Ahora bien, veamos muchas de las cosas que siguen estando mal y que van a requerir el esfuerzo de todos para seguirse arreglando.

–El Pacto de Solidaridad ha sido un esfuerzo de concertación que ha tenido resultados parciales y ha castigado en forma dispareja a las tres partes que intervienen en él:

a) Los obreros han sido los más sacrificados con aumentos salariales del 8% después de que en el pasado sexenio su capacidad de compra se redujo a la mitad.

b) Los empresarios (no todos) han puesto su parte y el 70% de las empresas no pagaron impuesto sobre la renta por pérdidas. Ahora el gobierno pretende un impuesto confiscatorio del 2% sobre los activos, lo anterior es una aberración y va contra la creación de empleos. Lo peor con dirigentes cono Kahwagi de Canacintra que declara demagógicamente que las empresas están dispuestas a perder se demuestra la concepción tan pobre que tiene de la empresa que debe ser vista como comunidad de vida y de trabajo (de todos no sólo del dueño). Si la empresa pierde sus integrantes (obreros, profesionistas, accionista, etc.), pierden porque ésta es de todos.

c) El gobierno es el que más debe cumplir con el Pacto y no lo está haciendo a carta cabal. Primero al iniciarlo el año pasado se aumentó el 80% como promedio de precios y tarifas del sector público y se congeló el salario de los trabajadores y los precios de los particulares. El 29 de diciembre, un día después de Los Santos Inocentes, el Gobierno aumenta sus tarifas en un 271% en servicios portuarios, 142 en servicios de aeropuertos y 50% en ferrocarriles, teléfonos, correos y telégrafos, además de productos petrolíferos en 33% aunque se deja por fuera la gasolina, en fin, el Gobierno le amarra las manos a todos y permanece en plan de mirón que no hace su parte. El pueblo se lo tiene que exigir.

–El desastre agropecuario hará crisis en 1989. No hay un solo cultivo redituable en el país salvo, en algunas ocasiones, los cultivos de exportación. Ya no hay venta de tractores, ni quien los venda, ni quien los compre. El agro está descapitalizado. En Sinaloa mi tierra, el estado agrícola por excelencia, no hay frijol, sorgo, arroz ni oleaginosas. Se está importando carne del estado de Colorado EU, los negocios avícola y porcícola han sufrido numerosas quiebras. Conasupo le vende a sus preferidos los granos que se requieren mediante alguna mordida. A mis hijos en sus negocios porcinos les niegan la venta de granos.

Los tecnócratas del Gobierno no entienden el agro y contestan que éste sólo representa el 10% del producto interno bruto. No saben los que se enseñaron a nada fuera de la alberca, que el poder multiplicador de la producción agropecuaria alcanza afectar hasta el 50% del PIB nacional. Urge destrabar el campo pero estará punto menos que imposible con Jorge de la Vega, Cervera Pacheco, Ovalle y demás echeverristas que fueron los que iniciaron la debacle.

–En lo fiscal en donde lo juegues pierdes.

a) Si vendes caro eres hambreador y la Procuraduría de la Defensa del Consumidor te persigue de oficio, aunque si matas a alguien se requiere que alguien te acuse y ratifiquen la demanda. El Derecho Penal no permite perseguir de oficio a los invasores de tierra o violadores.

b) Si vendes barato Hacienda te multa por simulación para no tener utilidades.

c) La recaudación en carreteras, puentes, impuestos de toda índole es voraz y no importa apretarle a todo el mundo.

Mientras esto acontece el Ejecutivo se compra un Jet de 65 millones de dólares. Nicaragua nos debe más de 100 millones de dólares, que les prestamos. Todos los funcionarios del Gobierno tienen un ejército de guaruras. Nuestro pueblo se tiene que seguir enseñando a escribir.

–El narco. Termino con mis propósitos que debemos hacer, mencionando el nefasto negocio que destruye conciencias y voluntades de los mexicanos. Se tiene que combatir.

He pretendido hacer un apretado resumen de lo bueno y de lo malo; de lo que hicimos y tenemos necesidad de hacer, tenemos que comprender que la política, la actividad gestora del bien común, no es de un día sino para toda la vida. Debemos estar siempre alertas para limpiar a la patria y seguir superándonos como personas, como pueblo.

octubre 01, 2008

Manuel Clouthier recibe homenaje luctuoso

debate.com.mx
Redacción
Octubre 1, 2008

En el evento estuvo presente el presidente Nacional del PAN Germán Martínez

Culiacán, Sinaloa. México - A 19 años de su muerte, el ex candidato presidencial por el PAN Manuel de Jesús Clouthier del Rincón, fue recordado por familiares, amigos y panistas.

El evento se llevó a cabo en la Torre Académica de la UAS, donde estuvo presente el presidente Nacional del PAN Germán Martínez.

"Venimos a rendir homenaje a un sinaloense", dijo Germán Martínez, tras mencionar su agradecimiento al rector de la UAS Héctor Melesio Cuen.

Martínez indicó que su asistencia se debía a un agradecimiento personal para Manuel Clouthier del Rincón y a su familia, así como el empeño que han puesto por transformar la vida de México y la verdad, que Manuel Clouthier lo hizo con gran éxito, y agradecemos tras los 19 años de su muerte.

Agregó que la puerta al acceso a la democracia la abrió Manuel Clouthier, en segundo lugar estoy convencido que algunas de las instituciones que tenemos fueron en parte fundamental por el esfuerzo de él, la credencial para votar, el instituto electoral, son lucha por él mismo y hoy vengo a darle las gracias, finalizó El presidente nacional.

1 de octubre de 1989

Un recuerdo afectuoso, ¡querido Maquio!

agosto 21, 2008

Revisan militares vivienda de Clouthier en Sinaloa

La Jornada
Agosto 21, 2008

Un oficial del Ejército se presentó ante Leticia Carrillo, viuda del panista finado, y le pidió que permitiera a los efectivos ingresar al inmueble.

Culiacán.- Efectivos militares adscritos al Operativo Culiacán-Navolato, que se implementa en Sinaloa contra el narcotráfico, revisaron la vivienda que perteneció a Manuel de Jesús Clouthier del Rincón, Maquío, el ex candidato del Partido Acción Nacional (PAN) a la Presidencia de la República en 1988, y cuya familia es propietaria fundadora del diario regional Noroeste.

Inicialmente, un oficial del Ejército Mexicano se presentó ante Leticia Carrillo, viuda del panista finado, y le pidió que permitiera a los efectivos a su cargo ingresar al inmueble, pues de lo contrario sería considerada una “mala ciudadana”.

La propietaria accedió, con la condición de que sólo entrara uno de ellos. Los efectivos no encontraron nada ilícito en el domicilio y se retiraron después de casi media hora.

A través de un editorial, los directivos de Noroeste condenaron este operativo, y señalaron que los delincuentes actúan impunemente, mientras los militares revisan las viviendas de las personas de bien.

“Ahora resulta que los militares vienen a dar clases de civismo y muestras de su patriotismo a domicilio, acosando a una respetable señora, ampliamente conocida por su solvencia moral en nuestra sociedad.

“Malos ciudadanos son los soldados que abusan del poder. Malos ciudadanos son los soldados que se hacen de la vista gorda ante el crimen organizado y fastidian a los ciudadanos de bien.

Malos ciudadanos son los militares que agarran dinero en efectivo para ofrecer protección al narcotráfico.

Malos ciudadanos son los soldados que cuidan los plantíos de droga en la sierra. Malos ciudadanos son los militares a los que se les paga ‘disimulo’ para permitir que el crimen organizado siga trabajando”, acotó Noroeste en su editorial de este miércoles.

A este reclamo se unieron dirigentes de organismos empresariales como las cámaras de la Industria de Transformación, Nacional de Comercio y Confederación Patronal Mexicana, así como la Asociación Mexicana de Peritos Valuadores.

Desde hace alrededor de tres semanas, grupos de militares revisan viviendas en Culiacán, con la supuesta anuencia de sus propietarios y sin órdenes de cateo, lo que ha generado quejas de parte de los ciudadanos.

Manuel J. Clouthier, quien fue fundador del periódico Noroeste, que circula en todo el estado, perdió la vida el 1 de octubre de 1989, en un accidente automovilístico ocurrido a la altura del kilómetro 158 de la carretera México-Nogales, ubicado en territorio del municipio de Culiacán.

julio 06, 2008

1988: parteaguas en la política nacional

Noroeste
Julio 6, 2008

Las campañas y elecciones Presidenciales del 6 de julio de ese año sacuden las estructuras del viejo régimen de Gobierno priista que intensificó su deterioro, culminando con la derrota del 2 de julio de 2000, con la alternancia del PAN en el poder

Durante la elección presidencial del 1988, Maquío Clouthier, Cuauhtémoc Cárdenas y Heberto Castillo protagonizan el inicio de la debacle del régimen priista que en ese proceso electoral logra obtener la Presidencia con Carlos Salinas de Gortari


México ya no volvió a ser el mismo desde el amanecer de aquel 6 de julio de 1988.

Otro era el país. Densos, los aires que respiraban los mexicanos a fines de la década de los 80. Las palabras "fraude", "antidemocracia", "dedazo", "presidencialismo", eran parte del léxico diario, común.

Tiempos en los que la división de poderes, de la Presidencia acotada, de la pluralidad en los medios, aún se veían lejanos, pero ya formaban parte de los sueños de una nación.

Veinte años se cumplen hoy del cisma político que sacudió las estructuras del viejo régimen presidencial priista, que a partir de ese 6 de julio intensificó su deterioro, culminando con la derrota del 2 de julio de 2000, con la alternancia del PAN en el poder presidencial.

Pero más allá de aquella "caída del sistema", expresión con la que el colectivo social identifica la fecha y el presunto fraude del PRI para robarse la Presidencia, el 88 constituye un parteaguas en la política nacional.

Y un referente obligado para comprender los avances democráticos del México moderno, y también sus retrocesos, fallas y contradicciones.

El 6 de julio de 1988, concluyó el politólogo Alberto Aziz Nassif en su libro La Sucesión Presidencial en México, 1928-1988, sintetizó la expresión más acabada, hasta entonces, de lo que podría ser el futuro de la política y de la democracia mexicanas.

Cisma y despertar

El movimiento estudiantil de 1968 y el sismo de 1985 marcaron episodios clave en la concientización y movilización del pueblo mexicano, y a la postre, del proceso de cambios políticos y sociales en el país.

Pese al corporativismo priista, representado entonces en poderosas organizaciones campesinas y obreras como la CNC, CNOP y CTM, el férreo control sobre los medios de difusión, particularmente electrónicos, y una ley electoral diseñada para perpetuar al PRI en el poder, el sistema político empezó a fragmentarse en 1988.

El México monocolor acumulaba el rechazo de millones de mexicanos, que aún en los años 70 gozaban de mayor estatabilidad económica.

Inflaciones récord de hasta el 159 por ciento, crecimientos económicos menores al 4 por ciento, la devaluación del peso, el desplome del salario y elevados niveles de desempleo, devastaron a la "generación de la crisis".

A la grave situación económica se sumó la crisis política, con el inicio de las campañas presidenciales, y con la ruptura de la Corriente Democrática del PRI, encabezada por Cuauhtémoc Cárdenas y Porfirio Muñoz Ledo, en octubre de 1987.

Ello como consecuencia de la antidemocracia, el "dedazo" y la imposición de Carlos Salinas de Gortari como candidato presidencial, por Miguel de la Madrid.

Nadie, ni el entonces Presidente, calcularon la fuerza que acumularía la candidatura de Cárdenas, como éste confesaría a Jorge G. Castañeda, en su libro La Herencia. La prensa, de tufo predominantemente oficialista, también minimizaba al cardenismo y el PRI lo creía como un político sin arrastre.

La oposición de izquierda y centro izquierda convergió en el Frente Democrático Nacional con el liderazgo de Cárdenas, en aras de la democratización del país, iniciada desde el movimiento estudiantil del 68 y la movilización ciudadana a raíz del sismo de 1985, y en repudio a la inacción de De la Madrid.

Y fue tal su fuerza que hasta Heberto Castillo, viejo luchador y líder moral de izquierda, renunció a su candidatura presidencial por el Partido Mexicano Socialista (PMS) para apoyar a Cárdenas, con el fin de lograr la transición a la democracia, el 7 de junio de 1988.

A cambio, el hijo de Lázaro Cárdenas se comprometía a apoyar un plan de 12 puntos, entre ellos eliminar el sistema presidencial y el corporativismo, sustentos principales de la antidemocracia.

En otro frente, por el PAN, irrumpía Manuel Clouthier del Rincón, "Maquío", candidato que rechazó el subsidio oficial a su campaña y descartó unirse al FDN. "Los principios y la doctrina de mi partido no se transan", argumentó quien dominó en el norte de la República, con una campaña ascendente.

Cárdenas y Maquío; protagonistas clave

El movimiento opositor ciudadano creció por todos los rincones de la República. Por primera vez en su historia desde su fundación en 1929, en la víspera del 6 de julio de 1988, el PRI auguraba el fin del "carro completo", y su candidato, Carlos Salinas, reconocía el fin de régimen de partido único.

Cárdenas y Maquío llenaban plazas y zócalos. Multitudinarios los mítines, largas las caravanas. En frentes paralelos, ambos combaten al sistema priista. En cada ciudad que visitan los priistas los reciben con desplegados en contra, acusándolos de "traidores", "vendepatrias".

Pero el despertar ciudadano y sus anhelos de cambio, depositados en las figuras de Cárdenas y Maquío, se topan con las murallas del partido de Estado: el control y organización de las elecciones por parte del Gobierno federal, a través de la Comisión Federal Electoral y el Tribunal de lo Contencioso Electoral.

A este factor se suman el aceitado corporativismo priista y la cerrazón de los medios, sometidos al poder presidencial. En ese México no había espacios para el debate público de las ideas.

Las sospechas de que se fraguaba un monumental fraude se acentuaron cuando el FDN descubrió boletas marcadas a favor del PRI, y se inyectaba el miedo social con los asesinatos de los coordinadores de campaña de Cárdenas, Francisco Xavier Ovando y Ramón Gil.

La Iglesia advertía riesgo de violencia y estallido sociales, de coacción y robo de votos, pero otro factor que pesó en contra de la creciente oposición es que carecían de organización y estructura para hacer frente a las irregularidades. Tampoco tenían peso en las estructuras de gobierno.

Y es que en 1988 sólo el 1.62 por ciento de la población era gobernada por la oposición a nivel municipal, según el libro El Poder Compartido, de Alonso Lujambio, ex consejero electoral y actual presidente del IFAI.

Era precisamente en el ámbito municipal donde las denuncias de fraudes eran una constante y se traducían desde tomas de carreteras y edificios públicos, hasta "quemas" de palacios municipales.

La desconfianza hacia las elecciones era mayúscula: según encuestas, 60 de cada 100 ciudadanos no creían en la limpieza de los comicios.

La caída del sistema y el inicio del pluralismo

La "caída del sistema" de cómputo la noche del 6 de julio de 1988, que paró el flujo de información que favorecía a Cárdenas, por órdenes de Manuel Bartlett, entonces Secretario de Gobernación y presidente de la Comisión Federal Electoral, dio sustento a la tesis opositora de un macrofraude electoral.

El PAN y Maquío por un lado, y Cárdenas y el FDN por otro, denunciaban los vicios priistas, abriendo la posibilidad de la violencia poselectoral, vía que ambos candidatos rechazaron optando por la movilización y las marchas en protesta por el fraude.

Clouthier convocaba a los panistas a la resistencia civil y a no aceptar un "Presidente espurio", mientras Cárdenas definía su lucha porque no se instaurara un gobierno y un "Presidente surgido del fraude".

El PRI se enfrentó a una crisis institucional. Cárdenas, Maquío y Rosario Ibarra de Piedra, candidata del desaparecido PRT, se unieron en un Llamado a la Legalidad, advirtiendo que de no restablecerse la legalidad del proceso, no aceptarían los resultados ni reconocerían a las autoridades provenientes de hechos fraudulentos, lo cual ocurrió.

Organismos no gubernamentales documentaron irregularidades en el 32.5 por ciento de la totalidad de casillas instaladas en el país.

El conflicto poselectoral se agudizó cuando el PRI se opuso a abrir los paquetes electorales, como lo exigía la oposición, y la Cámara de Diputados convertida en Colegio Electoral calificaba la elección, desechando las impugnaciones y declarando a Salinas Presidente, el 10 de septiembre de 1988.

Las movilizaciones de protesta continuaron hasta que Salinas tomó posesión. Cárdenas optó por la vía constitucional, anunciando la creación de lo que hoy es el PRD, y Maquío a su vez, con la conformación de un gabinete paralelo, para darle seguimiento a las acciones del salinismo.

Ninguno lo legitimó, aunque a los días de asumir la Presidencia los panistas se sentaron con Salinas para arrancarle la reforma electoral, que fundaría el IFE y ordenaba mayor apertura de los medios, y el compromiso por el respeto a los comicios locales en puerta, con lo cual Salinas reconocería el triunfo del PAN en gubernaturas, iniciando con Baja California, en 1989, al tiempo que éste daba la espalda a Cárdenas y al PRD.

Se inauguraba así otro México, el que vio nacer el fin del partido de Estado y el nacimiento del pluralismo político, en las cámaras de diputados y senadores.

Las cifras (oficiales)

En 1982 México seguía siendo monocolor: el 71.63 había votado por el PRI. En las presidenciales de 1988 el mapa cambió.

Votaron 19.2 millones de electores

Candidato Votos Porcentaje
Salinas 9.6 millones 50.36%
Cárdenas 5.9 millones 31.12%
Maquío 3.7 millones 17.07%
Otros El resto 1.45%

Abstencionismo 50 por ciento

Y el Legislativo también...

Diputados
PRI 260
PAN 101
FDN 139

abril 17, 2008

La vida privada de un hombre público

Tatiana Clouthier, Maquío, mi padre. El hombre y el político, México Grijalbo, 2007.

Soledad Loaeza
Abril 17, 2008

Un frío anochecer de 1986 en la ciudad de Oxford, viajaba en autobús con María Antonieta López Portillo. Dos mujeres jóvenes se sentaron delante de nosotros. Escuché que hablaban en español con un acento norteño inconfundible y les pregunté si eran mexicanas. Desenfadadas y alegrotas respondieron que sí. Cuando les dije que éramos del Distrito Federal una de ellas espetó: “Seguro trabajan en el gobierno”. Aclaré que era investigadora invitada en la universidad. Se presentaron: “Lucía y Lorena Clouthier”. Enmudecí. De golpe reconocí los rasgos y el colorido del rubicundo lider empresarial que desde la expropiación de la banca en septiembre de 1982, se había convertido en un vociferante opositor del ex presidente López Portillo. Nos bajamos en la siguiente esquina.

En el testimonio de Tatiana Clouthier encuentro de nuevo el acento norteño, el desenfado y la ingenuidad de aquellas niñas. Esta memoria, escrita con base en recuerdos y anécdotas familiares, quiere ser un homenaje a lo que la hija considera las principales enseñanzas del padre: la defensa de la libertad y el compromiso con la responsabilidad individual. No obstante, Manuel Clouthier no era un liberal pues su autonomía se topaba con un límite infranqueable: la voluntad divina. En ella depositaba su destino y el de los suyos. Así, a la pregunta de porqué un hombre como él se lanzó a la política y estuvo dispuesto a poner en juego su vida y su hacienda en una batalla que muchos de sus amigos y parientes consideraban estéril, la autora responde que los seres humanos somos instrumento de Dios y venimos al mundo para cumplir la misión que nos ha asignado. En esos términos, nos dice, su padre aceptó el trágico suicidio de un hijo preadolescente: “…cada quien viene a enseñar y a vivir su propio aprendizaje de la vida, y que cada quien se va cuando su misión ha sido concluida.”(p.25) Debemos entender que hace extensiva a su padre esta interpretación de la vida y de la muerte, aunque Tatiana Clouthier se rebela contra ella cuando sugiere que el accidente automovilístico en el que perdió la vida fue en realidad un asesinato (p.36 ) .

El estilo coloquial y directo del libro parece ser una de las pruebas que da la autora de su compromiso con las causas y la personalidad de su padre; pero la ausencia del toque mágico de la literatura le imprime aspereza a la narración de la vida cotidiana de los once hijos y de la pareja Clouthier Carrillo. La lectura me hizo extrañar la intervención de un editor riguroso que aliviara el efecto de esta desnudez que nos rinde el retrato de una familia sometida a la vitalidad y energía desbordantes –a veces pueriles—de un padre imponente y arbitrario, que se dejaba guiar por sus emociones, y por la tradición. Las páginas de Maquío, mi padre dan cuenta de las euforias, las depresiones, las intemperancias, y la muy básica religiosidad del empresario que a principios de los años ochenta puso energía y vitalidad, al servicio del PAN y del cambio político. Los mismos rasgos de personalidad que hicieron de Clouthier un esposo demandante y un padre temible, aunque juguetón y amiguero, lo convirtieron en el detonador de la modernización del PAN y, más en general, de la derecha mexicana.

Clouthier abrió el partido a nuevos liderazgos y propuestas, y fundó una poderosa corriente que hoy sigue vigente. Su trayectoria ejemplifica el cursus honorem de los panistas de fines del siglo XX, en particular de los norteños: miembro de una elite local, hace estudios secundarios en Estados Unidos y profesionales en el Tec de Monterrey, administra y funda empresas, ingresa al Movimiento Familiar Cristiano, a la Coparmex, y de ahí al PAN. No obstante, la autora pasa por alto que su padre buscó la candidatura del PRI a la presidencia municipal de Culiacán, y que llegó a dirigir el Consejo Coordinador Empresarial a propuesta del presidente López Portillo que a Clouthier, como a muchos, deslumbró primero, para “traicionar” después.(p.141)
La mayor parte de este libro está dedicada al padre de familia, en consecuencia son pocas las referencias a su relación con el partido, que fue más o menos armónica, pues el sinaloense estuvo dispuesto siempre a disciplinarse a las reglas partidistas dando muestra de que podía ser humilde ante las propias limitaciones, una actitud que no fue en demérito de su impacto sobre el desarrollo posterior del panismo. Por ejemplo, en la movilización de protesta post electoral del verano de 1988, el liderazgo panista lo dejó solo: mientras Clouthier proponía la anulación del proceso electoral, la dirigencia del partido negociaba distritos y curules con el equipo del candidato del PRI, Carlos Salinas.

Tatiana Clouthier entrecomilla las pretensiones de Vicente Fox de ser el heredero de su padre. (p.154) Mucho tienen en común, por ejemplo, el origen provinciano, la fe en Dios, una experiencia empresarial de éxito limitado, y la política como una segunda opción profesional. Sin embargo, Clouthier jamás mostró la arrogancia personal de Fox ni creyó que en política se bastaba él solo; así dio origen a una corriente y no sólo a una camarilla, por eso su huella en el partido será más profunda y duradera.

La intención de la autora al escribir este libro es darnos a conocer al hombre privado para que entendamos al hombre público. Me pregunto si acaso la imagen que ahora tengo de Manuel J.Clouthier, un hombre bueno, aunque dominado por sus impulsos y por sus debilidades, es la que su hija quería transmitir porque como padre de familia me conmueve, pero me asusta un poco pensar que hubiera podido ser presidente de la república.

enero 10, 2008

Cumple PAN 20 años en León

Manuel Mora Macbeath
AM de León
Enero 10, 2008

Alfredo Ling Altamirano tardó unos cuantos días en asimilar que el PAN había ganado por primera vez, y por un amplio margen, la Alcaldía de León.

Era diciembre de 1988, y el candidato panista Carlos Medina Plascencia aplastaba con el 62% de los votos a Joaquín Yamín Saade, quien abanderando al PRI logró el 37.5% de los sufragios.

Al menos tres años atrás era impensable que la alternancia en el municipio más grande del estado estuviera en puerta; en los comicios de 1985, el PRI arrasó con el 81.4% de la votación, y el PAN alcanzó apenas un discreto 5.6%. Por eso Medina sorprendió.

DE LA MANO DE MAQUÍO

Los dirigentes panistas de ese entonces e incluso los actuales coinciden en que el triunfo del albiazul en León no se comprende sin la figura de Manuel J. Clouthier, el “Maquío”.

Candidato presidencial del PAN en los comicios de julio de 1988, Clouthier arrancó su campaña en diciembre del 87 tañendo la campana de la parroquia de Dolores Hidalgo, en la cuna de la Independencia nacional.

Alfredo Ling Altamirano, a la sazón dirigente estatal del PAN y hoy presidente del Consejo del Instituto de Acceso a la Información Pública (IACIP), recuerda con humor ese momento.

Le advirtieron a Clouthier, cuenta Ling, que quizás la campana no era la misma que hizo tañir en 1810 el cura Miguel Hidalgo y Costilla.

“No importa, lo que importa es la foto”, dice Ling que respondió Manuel.

Ese mismo día, el 11 de diciembre, el Maquío encabezó una reunión con panistas en León, en una granja propiedad de la familia Nicasio Horta, en la colonia Valle de León.

Cerraron actividades con un mitin en San Francisco del Rincón.

A Ling le extrañó el interés de Clouthier por San Francisco del Rincón. No encontraba el simbolismo, aunque supuso que se debía a que tres años antes el PAN había ganado la Alcaldía. Estaba equivocado.

“Mi abuelo se llamaba Francisco del Rincón... no era ningún santo, pero era mi abuelo”, dijo el candidato a Ling cuando éste preguntó porqué San Pancho.

A Clouthier le gustó el recibimiento en León, y los leoneses hicieron clic con Maquío.

El sinaloense se propuso ganar en León, y encomendó a Ling una tarea poco sencilla en esa época: abrir los medios, principalmente la radio.

El grueso de las notas en la radio, recuerda Alfredo, eran para el candidato del PRI, Carlos Salinas de Gortari. Nada decían de Clouthier.

Incluso habiendo pagado espacio, se quejó, no dejaban entrar al Maquío a la cabina. Los dueños de las estaciones tenían miedo a perder las concesiones que irse a un juicio civil por incumplimiento de contrato.

En realidad se trataba de una autocensura impuesta por los mismos concesionarios, porque un empresario de Irapuato abrió las puertas de su estación, la XEBO, y los demás vieron que no pasó nada malo. Empezó la apertura.

“Vieron que no era delito entrevistar al candidato de la oposición; al final lo entrevistaron en todas las estaciones... y sin cobrar publicidad: el Maquío era noticia”, dijo Ling.

Y APARECE FOX

El 8 de enero de 1988, en la mañana, Manuel J. Clouthier reunió a un grupo de panistas y simpatizantes en el salón Versalles del hotel Condesa, en el Centro de León.

Ahí se gestó el movimiento clouthierista que incluía no sólo a los 300 militantes del PAN que había en el estado, sino a un vasto grupo de mujeres y jóvenes que, sin ser o pretender ser panistas, sí eran seguidores del Maquío.

En ese desayuno, Alfredo Ling presentó a Vicente Fox Quesada con Manuel J. Clouthier.

Alfredo tenía poco tiempo de conocer a Vicente. Quien se lo presentó fue Ramón Martín Huerta.

La estrategia para los comicios de ese año no es muy diferente a la de ahora: los candidatos locales eran panistas, y la mayoría de los federales liderazgos no necesariamente militantes, pero sí conocidos por la sociedad.

Así consiguió Fox la candidatura a diputado federal, junto con Elías Villegas Torres y José Pedro Gama Medina. A nivel local los aspirantes a diputados eran Salvador Echeveste Guerrero, José Guadalupe Vargas Barrera y Gabriel Hernández Jaime.

A esas alturas ya se hablaba de la posibilidad de éxito... pero no imaginaban que conseguirían carro completo.

MEDINA: DE REGIDOR A ALCALDE

Después de la importante captación de votos del Maquío en Guanajuato, y particularmente en León, Alfredo Ling pensó que era momento de dar la sorpresa en el Ayuntamiento.

Maquío se había convertido en punta de lanza; en Guanajuato fue el candidato de oposición que más votos obtuvo: 29.93%, por encima del 22.01% de Cuauhtémoc Cárdenas, pero no los suficientes para alcanzar el 44.03% que consiguió Carlos Salinas de Gortari en la entidad.

Alfredo Ling convenció a Carlos Medina Plascencia para que abanderara al albiazul como aspirante a la Alcaldía leonesa, en la contienda de diciembre de 1988.

Para conseguir la candidatura, Medina debía ganar en la contienda interna, en la que se midió con José de Jesús Ojeda y Sergio Osvaldo López Padila.

José de Jesús Ojeda era muy querido en León. Profesor en la Preparatoria Oficial y en el Instituto A. Mayllen, fue maestro de muchos panistas. Tenía amarrado el voto de los militantes tradicionales.

Sin embargo, el apoyo de estos panistas no era suficiente para doblegar a López Padilla, hijo del mítico Juan Manuel López Sanabria.

La oradora a favor de Carlos Medina fue Mayra Enríquez Vanderkam, quien al arrancar su mensaje dijo: “Soy joven y soy panista”.

Alfredo Ling se encargó de levantar a Carlos Medina; desde antes de la convención, el dirigente estatal afilió al PAN a las mujeres y jóvenes que trabajaron codo a codo con Manuel J. Clouthier.

Le costó trabajo, confiesa, porque muchos no querían afiliarse al PAN.

-Yo soy clouthierista, no panista. Yo sigo al Maquío -le decían constantemente a Ling.

-Si sigues a Clouthier, ¿por qué no haces lo que él hizo?

-¿Qué hizo?

-Se afilió al PAN -dice Ling que respondía, sonriente.

De esta forma creció el padrón.

En segunda ronda, con el apoyo de los clouthieristas y de los jóvenes panistas, Carlos Medina enfrentó a López Padilla.

Una ventaja adicional fue que sin Ojeda en la contienda, Carlos pudo embolsarse sin mayor dificultad la mayoría de los votos de los panistas tradicionales.

A su favor estaba el hecho de ser yerno de uno de los fundadores de la Unión Nacional Sinarquista: Juan Ignacio Padilla. Medina ganó sin mayor problema.

Una vez ungido candidato, Alfredo operó la campaña externa.

Medina no era ningún desconocido. Como regidor, fue pieza clave para descubrir los malos manejos del entonces alcalde priísta Antonio Hernández Ornelas, “El amigo”.

“No es que ‘El amigo’ fuera malo, pero estaba rodeado de malas personas”, reflexiona Ling.

El llamado “milagro del Expiatorio”, narra Alfredo entre risas, consistió en que en ese templo apareció una importante cantidad de dinero que había desaparecido de la Tesorería Municipal. El hallazgo ocurrió después de que el Alcalde fue a rezar.

DE PRIÍSTAS A PANISTAS

El cuarto de guerra del equipo de Medina trabajaba a marchas forzadas.

En él estaba Ramón Martín Huerta, entonces secretario general del Comité Estatal; Jorge Dávila Juárez, Guadalupe Vargas y Luis Manuel Aranda Torres. De este lugar surgían las estrategias y lineamientos que debía seguir Medina.

Pero también llegaba información clave. Jorge Dávila, por ejemplo, estaba a cargo de las investigaciones estratégicas. Gracias a este trabajo los panistas llegaron a saber, incluso antes que los priístas, quiénes serían los candidatos del tricolor.

Así anticipaban los movimientos de Joaquín Yamín.

De este cuarto salió la instrucción a Medina de no atacar a sus contendientes... para eso estaban los funcionarios emanados del PAN; su campaña debía ser de respeto y de ideas.

El PRI mantenía los hilos del poder; había toda una cultura alrededor del partido oficial, por lo que derrotarlo en las urnas no era tarea fácil.

Ling narra que en una ocasión llegaron a la comunidad La Sandía, ubicada al sur del municipio, para hacer un acto de campaña.

Los pobladores no los dejaron entrar.

-Aquí somos del partido del gobierno -le decían los campesinos a Medina, según Ling.

Después de ganar la Alcaldía, Medina fue recibido en La Sandía con una gran fiesta.

-¿Qué les pasó? ¿Por qué cambiaron? -preguntó sorprendido Ling a los ejidatarios.

-Nosotros no cambiamos, seguimos siendo del partido del gobierno -obtuvo en respuesta.

ARMAN EJÉRCITO AZUL

Las elecciones de diciembre de 1988 fueron las primeras en las que el PAN reclutó un grupo de abogados que pelearan los votos en la mesa. La capacitación corrió por cuenta de Antonio Obregón Padilla, un panista de cepa.

Los panistas habían hecho su estrategia desde el “mar”, donde estaba el cuarto de guerra; desde el “cielo”, a través de los medios de comunicación; y en la “tierra”, recorriendo colonias y convenciendo a los ciudadanos.

Fue la primera vez en que hubo una campaña tan completa.

Pero también fue la primera ocasión en la que tuvieron un representante en cada una de las casillas... aunque no fue nada sencillo.

Un par de días antes de la elección, ocurrió una catástrofe en León: murieron decenas de personas, todos familiares de quienes serían representantes del PAN en las casillas.

En realidad no fue una tragedia, cuenta Ling, pero era el pretexto que esgrimían las personas que no querían quedar mal con el PAN, pero que eran presionadas desde la Secretaría de Gobierno para que no asistieran a los comicios.

El problema era que una semana antes de las elecciones todos los partidos tenían que entregar las listas de sus representantes en las diferentes casillas.

De esta forma, explica Ling, el Gobierno tenía tiempo suficiente y sobre todo los datos necesarios para poder boicotear la estructura electoral de los partidos de oposición.

Aún así, el PAN logró reponer los espacios vacíos. En la zona urbana se concentraron los clouthieristas, y en las comunidades rurales y colonias alejadas el PAN envió a su gente más experimentada. Ahí se daría la verdadera batalla.

A Fernando Torres Graciano, actual dirigente estatal del PAN, le tocó vigilar una casilla en Lomas de Alfaro.

La consigna era no separarse de la urna, y así lo hizo... después de la jornada se subió a la camioneta en la que se iba a transportar el paquete, a pesar de la protesta de los funcionarios electorales. No lo pudieron bajar del vehículo.

EL DÍA DE LA ELECCIÓN

El 3 de diciembre de 1988 pocos panistas durmieron. En el cuarto de guerra trabajaron hasta tarde, haciendo los últimos movimientos en el gran tablero de ajedrez.

En la madrugada recibieron el “pitazo” de que choferes de taxis sindicalizados se iban a concentrar a las cinco de la mañana en el Arco de la Calzada, con la misión de trasladar a varias personas a votar a favor del PRI.

Para contrarrestar el movimiento, el PAN puso en marcha una red de comunicación para hacer llegar un mensaje a sus simpatizantes y representantes de casillas: “Habrá taxis disponibles para todos antes de las cinco de la mañana en el Arco de la Calzada”.

Los panistas llegaron desde temprano y ocuparon los vehículos de alquiler antes que los simpatizantes del tricolor. La elección transcurrió sin mayores incidentes.

Carlos Medina obtuvo 66 mil 035 votos y su contendiente priísta, Joaquín Yamín, 39 mil 958 sufragios.

El PRI, reflexiona Ling, no tuvo más remedio que reconocer el triunfo... días después me cayó el veinte de que habíamos ganado.