octubre 02, 2009

El rebelde espiado


A 20 años de su muerte, hoy se conoce cómo Manuel J. Clouthier del Rincón, aquel líder empresarial y político que le abrió un boquete al sistema priista, era uno de los personajes clave para los órganos de "inteligencia" del Estado mexicano

José Alfredo Beltrán
Noroeste

Segunda parte


LAS FICHAS DE MAQUÍO

CULIACÁN._
"¿Cuáles son sus principales enemigos políticos (de Maquío)?", "¿Qué principales nexos políticos y sociales, vicios y antecedentes penales tiene?", "¿Qué lugares visita y con qué motivos?".

Son algunas preguntas que debían responder los agentes y "orejas" de la Secretaría de Gobernación, en "los cuestionarios de investigación política" a líderes empresariales y políticos como Manuel J. Clouthier Del Rincón.

De 1961 a 1989, año de su muerte, Maquío fue vigilado por los órganos de seguridad e "inteligencia" del Estado mexicano, revelan documentos oficiales entregados a Noroeste mediante la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información Pública Gubernamental.

Una "razón" poderosa había para hacerlo: el ex candidato a la Gubernatura de Sinaloa era un "enemigo del régimen", en los años de presidencialismo y autoritarismo priistas.

"¿Cuál es su relación actual y particularmente con el C. Presidente de la República?", se consigna en una de las fichas, al parecer elaborada en 1985.

"Cuestiona constantemente al sistema político", era la respuesta del autor del documento.


'Reuniones secretas'


La "versión pública" del expediente de Clouthier Del Rincón, "desclasificado" por la Segob y en poder del Archivo General de la Nación, consta de casi Mil páginas.

Contiene decenas de fichas sobre "antecedentes personales", discursos, vigilancia sobre actos públicos y privados, reuniones, asambleas empresariales, análisis de su influencia y liderazgo, notas de prensa y sus primeras incursiones en el PAN, previo a su lanzamiento como candidato a la Gubernatura.

Esta información empezó a ventilarse en el sexenio de Vicente Fox, al entrar en vigor de la ley de acceso.
Aún no es posible conocer el "seguimiento" oficial de los tres últimos años de vida de Maquío, más intensos en el PAN: la lucha por la Gubernatura en 1986, por la Presidencia en 1988, su resistencia civil contra el "fraude electoral", y su muerte, el 1 de octubre de 1989.

Hay un eje rector en la mayoría de documentos sobre el personaje, procesados durante los sexenios de Luis Echeverría, José López Portillo y Miguel de la Madrid: el seguimiento con fines políticos.

En esos años importaba más enfatizar quién estaba "en contra del sistema". Quién criticaba y disentía.

De la revisión de fichas, la mayoría firmadas con iniciales, queda documentado además cómo datos recabados por estas áreas, primero de carácter interno, sobre "reuniones secretas", se ventilaban luego en columnas de diarios como Excélsior, Unomasuno y otros medios.

Por ejemplo, el 21 de febrero de 1976 se consignó que como directivo de Coparmex en Sinaloa asistió a una reunión donde afloró su rebeldía e inconformidad contra el régimen.

"En 1976 asiste a la reunión clandestina de Chipinque, en Monterrey, en donde propone que la Iniciativa Privada financie una guerrilla contra el Estado Mexicano, como respuesta a las decisiones presidenciales para controlar al sector empresarial".

Incluso estas oficinas públicas reportaban con anticipación qué desplegados aparecerían en la prensa al día siguiente. Eran los tiempos también del control casi absoluto sobre la prensa, no sólo a través de la publicidad y el subsidio oficiales, sino mediante la distribución de papel, vía Pipsa.

Empresarios en la mira


En los años 70, Sinaloa vivía inestabilidad social, violencia, invasiones a predios agrícolas y acciones radicales de grupos guerrilleros, como la Liga 23 de Septiembre.


Javier García Paniagua, Fernando Gutiérrez Barrios y Miguel Nazar Haro, ex titulares de la Dirección Federal de Seguridad, y las áreas de "investigaciones políticas y sociales" de la Segob, registraban los hechos, conflictos que pudieran generar "ingobernabilidad" o pusieran en riesgo el dominio del PRI en municipios y estados, aunque esto ya en la década de los 80.

A ello se sumaba la confrontación entre el régimen de Luis Echeverría con los empresarios, que se manifestaban en contra de políticas oficiales "populistas", de intervencionismo y autoritarismo. O de la corrupción e ineficiencia en la mayoría de las 937 empresas paraestatales, existentes hasta agosto de 1982, que despilfarraban recursos del pueblo.

Por esta actitud crítica se tomaba nota de todas las actividades del organismo, con intensidad a partir de 1978, cuando Maquío comienza su liderazgo a nivel nacional, a través de Coparmex y el Consejo Coordinador Empresarial.

No había visita del sinaloense por cualquier parte del país que no fuera monitoreada y documentada. Se anotaba el número de asistentes, sus nombres, y los detalles, hora por hora, a estas reuniones.

Y hasta sus ausencias del país, para misiones empresariales en Estados Unidos, con fecha de salida y de regreso. Sus comidas con embajadores de Alemania, Estados Unidos, y reuniones privadas.

Asambleas de la Unión Social de Empresarios de México, Coparmex, Concanaco, Concamin. Convenciones, discursos. Las fichas eran llenadas lo mismo por "orejas" de Nayarit, que de Acapulco, Coahuila, Guanajuato, Mexicali, Mérida, Ciudad Juárez.

"La conferencia del señor Manuel J. Clouthier terminó sin ningún incidente", se concluía en varias de éstas.
También se llevaba el registro de las divisiones entre las cámaras empresariales.

En otros documentos se registraban íntegros los discursos, en los que Maquío convocaba a opinar, criticar y proponer, para lograr un país más democrático.

A los empresarios de la época, con Clouthier a la cabeza, les preocupaba el manejo irresponsable de la economía, el endeudamiento externo a cambio de dar en aval el petróleo, las altas tasas de inflación.

Pero la ruptura entre empresarios y Gobierno fue el anuncio de nacionalización de la banca el 1 de septiembre de 1982 por José López Portillo, que para los hombres de negocios atentaba contra la libre empresa y porque con esta medida el Gobierno sería el que decidiera el uso y destino del patrimonio de los mexicanos.
Este episodio fue clave para Clouthier.

"La patria somos todos y las decisiones no las puede tomar un solo hombre", acusó, "esta decisión debió ser por plebiscito nacional y no decisión de un solo hombre".

La DFS realizó un amplio reporte nacional del impacto de la medida en todos los estados.

La ficha sobre Sinaloa consignó: "Las clases populares de esta ciudad coincidieron en expresar que ya era necesario que el Gobierno frenara la salida desmedida de capitales. Por su parte, algunas personas señalaron que el Señor Presidente José López Portillo primero sacó su dinero del país, y que cuando ya estaba protegido, al igual que el de su familia, tomó esta medida".Luego de la medida de nacionalizar la banca, Maquío organizó los foros "México en la libertad" en distintos puntos del país. A éstos asistían, según las fichas de Segob, "miles de personas".

El reclamo era el mismo. La concentración absoluta de poder en el Ejecutivo y la falta de independencia de los poderes Legislativo y Judicial.

Sinaloa no fue la excepción y el 8 de noviembre de 1982, los agentes de Segob reportaron "una reunión de empresarios liderados por Clouthier y Jorge del Rincón, periodistas de Noroeste, para atacar al Gobierno".

De Noroeste se referían como "bastión del PAN". Pero el énfasis se ponía en el enfoque y tono de los participantes.

"Margarita Bon Bustamante, quien habló de la participación de la mujer, no atacó al Gobierno, sino que solicitó la unión de esfuerzos para lograr un México mejor", se consignó.

'Candidato difícil de pelear'

En los últimos años de su vida Maquío saltó del liderazgo empresarial al político a través del PAN, al cual se afilió en 1984. Su presencia elevaría los bonos del PAN, tanto en Sinaloa como en el país.


Desde que apoyó a su tío Jorge del Rincón Bernal como candidato a la Alcaldía de Culiacán en 1983, Gobernación empezó a consignar los nuevos ataques a Maquío, mediante volantes y caricaturas de él, con leyendas como "el PAN… otro negocio más".

También se documentaban oficialmente el robo de ánforas en casillas y hasta la censura a estaciones de radio que abrieran sus espacios a la oposición.

Luego vendrían huelgas en sus empresas y nuevas invasiones a sus tierras, que para los actores empresariales de esos años eran una clara represión del Gobierno contra él.

Los agentes reportaron, también con lujo de detalle, todos sus pasos en el PAN.

Su participación activa en comités de financiamiento, reuniones de trabajo, con horas, lugares de ubicación.
"El ingeniero Clouthier", se consigna en una ficha del 10 de mayo de 1985, "manifestó que el sistema político mexicano caracterizado por un gobierno paternalista, un presidencialismo feroz y unipartidista está por caer".
Su incorporación en 1984 al PAN, despertó mucho interés en el sector oficial.

Tanto que en octubre de ese año, uno de los agentes de Gobernación consignó:

"Se sigue ahora con más insistencia que el candidato del PAN para la Gubernatura de Sinaloa puede ser precisamente el ingeniero Manuel Clouthier, ex líder de Coparmex, que sería en términos reales un candidato de la oposición muy difícil de pelear por cualquier candidato del PRI; "Se seguirá investigando e indagando sobre este particular, ya que en mi concepto reviste capital importancia tener datos más precisos sobre las tendencias del PAN y sus posibles nominaciones de candidatos en el estado de Sinaloa".

Tres años clave

Las fichas y documentos de 1986 a 1989 aún no están disponibles y abiertos al público. Maquío murió el 1 de octubre de 1989, en un accidente automovilístico, cuando ya era Presidente del país Carlos Salinas de Gortari.

No hay comentarios: